Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Detenido en Gijón un peligroso delincuente que robó a un vecino de Oyanco con un cuchillo

El asaltante permanecía ocultó en un piso, sin salir, para evitar a la Guardia Civil, que le seguía la pista desde el atraco, en el mes de julio

El detenido, en el momento de ser trasladado a un coche patrulla. | Guardia Civil

Fue el pasado mes de julio cuando J.L.F.S. presuntamente participó en una violento robo en un domicilio de Oyanco (Aller). Junto a otra persona, entró en la vivienda y puso un cuchillo en el cuello a su propietario, al que obligó a entregarle 1.800 euros. La Guardia Civil lo buscaba desde entonces. Al final, la tarde del pasado viernes fue detenido tras una espectacular operación en la calle Manuel Llaneza de Gijón.

La Guardia Civil desplegó un amplio dispositivo para proceder a la detención. La intervención se produjo pasadas las cuatro de la tarde y requirió incluso cortar el tráfico. Participaron varios coches y agentes protegidos con cascos y escudos. También iban llamativamente armados. Y es que el detenido es un hombre considerado muy peligroso. Se le imputa otro delito de robo con violencia e intimidación perpetrado en marzo, cuando en compañía de otros dos individuos –ya detenidos en su día– atracó a punta de pistola la gasolinera de Leorio-Gijón, apoderándose de una cantidad próxima a los 400.

Denuncia

La Guardia Civil de Moreda recogió en julio la denuncia de un vecino de Oyanco. La propia víctima explicó que un conocido suyo se había personado en su domicilio en compañía de otro varón al que no conocía. Tras darles acceso a su vivienda, el desconocido le puso un arma blanca en el cuello exigiéndole que le diera todo lo que tuviera de valor en casa.

El denunciante, siempre según la Guardia Civil, les dio 1.800€ mientras el ahora detenido le tenía agarrado por el cuello “con el arma presionándole la nuca y amenazándole constantemente con pincharle”, llegando a producirle pequeños cortes.

La Guardia Civil inició entonces una investigación que les llevó a “identificar plenamente a los autores del hecho, los cuales a lo largo de estos meses han evadido la acción de la justicia”. El Juzgado de Lena acordó finalmente en octubre dictar una orden de búsqueda y detención. Tras meses de intensa investigación, del equipo de Policía Judicial de la Guardia Civil de Mieres logró situar a uno de los sospechosos en Gijón, donde ocuparía un piso en compañía de una mujer. Se activa así un dispositivo de vigilancia, que se alargó debido “al apoyo con el que el sospechoso, que no salía de la vivienda, contaba entre las personas de su entorno, los cuales vigilaban constantemente los movimientos de los agentes dificultándoles su labor”. Tras solicitar una orden de entrada y registro, los agentes irrumpieron el viernes en el piso y pusieron fin a meses de trabajo.

Compartir el artículo

stats