Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mario Fernández Fraga Investigador del CINN de El Entrego

“Cada día y cada año morirá menos gente por un tumor”

“Si todo el ruido epigenético fuese hereditario, en pocas generaciones colapsaríamos como especie”

Mario Fernández Fraga

Mario Fernández Fraga nació “por circunstancias” en Pola de Lena, “y en una casa, algo que por aquellos años no era normal”, pero vivió toda su vida en Gijón. Es biólogo y bioquímico, y uno de los investigadores más reconocidos de España. Es director del laboratorio de epigenética del cáncer y nanomedicina del Centro de Investigación en Nanomateriales y Nanotecnología (CINN-CSIC) de El Entrego, que pertenece al Instituto de Oncología del Principado de Asturias (IUOPA), al Instituto de Investigación Sanitaria del Principado de Asturias (ISPA) y al Centro de Investigación en Red de Enfermedades Raras (CIBERER-ISCIII); subdirector científico y coordinador del área de cáncer del ISPA. Profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) y Profesor Asociado de la Universidad de Oviedo).

–Empecemos por el principio.

–Empecé biología en Oviedo y decidí ir a terminar la carrera a la Universidad Complutense de Madrid para hacer biología molecular. Regresé a Asturias para estudiar bioquímica. Durante mi trabajo para la tesis doctoral pusimos a punto una técnica que luego se pudo utilizar para estudiar tumores cancerígenos. Surgieron una serie de publicaciones y me propusieron hacer un curso de postdoctorado en el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas, en Madrid. De ahí salieron algunas publicaciones de impacto, seminales en cuestiones de envejecimiento.

–¿La más importante?

–Lo que más impacto tuvo fue la identificación de alteraciones epigenéticas específicas del cáncer.

–¿Y la publicación que más le satisfizo a usted?

–Si me tengo que quedar con una, es un trabajo de 2005 que nos dio pie a acuñar el término de deriva epigenética, que dicta que las alteraciones químicas del ADN dependen de factores externos. Nacemos con un epigenoma limpio y a lo largo de la vida acumulamos ruido.

–Vayamos por partes, ¿qué es la epigenética?

–Son las modificaciones químicas en el ADN. Es lo mismo que los signos e puntuación al abecedario. Un código que permite codificar mensajes, pero necesita signos para que se entienda. Son las modificaciones que hacen que todo funcione.

–¿Que funcione bien o mal?

–En principio bien, pero también puede hacer que funcione incorrectamente. Hay alteraciones que hacen que se produzca un mal funcionamiento de los genes, y aparecen cosas como el cáncer.

–¿Qué es la deriva epigenética?

–Estas modificaciones químicas en las primeras etapas de la vida funcionan correctamente pero con los años vamos acumulando ruido en el ADN. Cuando estas alteraciones se producen en un sitio concreto aparecen enfermedades.

–¿Ese ruido del que habla, esas modificaciones epigenéticas, son hereditarias?

–No. Hay veces que confundimos genética con hereditario y no es así. El cáncer es una enfermedad con origen genético porque siempre es una alteración de los genes que están codificados en el ADN. Hereditario es algo que está en el ADN y pasa de una generación a otra. Muchos tumores son genéticos por fallos en el ADN pero no son hereditarios.

–Hay quien dice que ese ruido epigenético sí pasa de una generación a otra.

–Se han publicado estudios en revistas muy prestigiosas como Nature o Science que dicen que si vamos acumulando ruido epigenético es lógico pensar que lo transmitamos a nuestra descendencia. Se ha experimentado con ratones. En todo caso, de haber transmisión, es muy pequeña. De ser algo sustancial, en muy pocas generaciones tendríamos un colapso en la especie. De hecho, sabemos que durante la reproducción, cuando se forma el cigoto, hay un formateo epigenético. Se borran todas las marcas. Todo ese ruido se borra, hay algunos trabajos que dicen que no se borra todo.

–Todo eso costará mucho dinero.

–Son equipos de investigación grande, nosotros somos 20 personas. Trabajar en secuenciación genética de nueva generación requiere grandes cantidades de dinero.

–¿De dónde llega el dinero?

–Obtenemos financiación de vías públicas y privadas. Las públicas pueden ser regionales, nacionales o internacionales. Nosotros trabajamos normalmente con financiación nacional e internacional, aunque también tenemos ayudas regionales. Además, optamos a las ayudas de entidades privadas.

–Por ejemplo.

–La asociación española contra el cáncer. Es una pasada la cantidad de dinero que ponen. Está al nivel al dinero que dedica al Estado. Tenemos con ellos un proyecto importante para identificar marcadores molecular es pacientes con tumores de tiroides, lo que evitaría muchas operaciones. .

–Para la vacuna del covid no hubo problemas de financiación.

–La investigación se mueve por dinero. Cuanto más pongas encima de la mesa, más rápido avanzas. Los avances en la vacuna contra el covid fueron por cantidades ingentes de dinero.

–Usted estuvo 10 años trabajando en Madrid y regresó a Asturias.

–Fue una apuesta complicada, tenía la vida establecida allí pero aquí encontramos unas buenas condiciones.

–¿Y la fuga de talentos?

–Es un concepto que no me gusta. Es bueno que los científicos se muevan de un sitio para otro. No se fugan. Cada uno tiene que encontrar el nicho donde más a gusto esté y donde estén las mejores oportunidades. No me gusta hablar de fuga ni de personas, sino poner encima de la mesa que si una región quiere ser próspera y competitiva tiene que poner los medios para que los científicos estén a gusto.

–¿Asturias lo hace?

–Por lo pronto hay una consejería de Ciencia y eso es una declaración de intenciones pero tiene que ir acompañado de medios necesarios. Tenemos el HUCA, que es una maravilla, y el ISPA es la herramienta perfecta para poner en contacto a los investigadores con los profesionales asistenciales. Esta interacción es buenísima. Cuando los médicos están implicados en la investigación redunda en beneficio del paciente.

¿Cuál es el futuro de la medicina?

–La medicina personalizada, no tengo ninguna duda, no hay otro escenario. Ahora en algunos tumores hay tratamiento de quimio o radio y es el mismo a todos los pacientes. En otros tumores, se hace pruebas moleculares y se le aplica un tratamiento u otro.

–¿Llegaremos a curar el cáncer?

–El 50 por ciento de los tumores se curan. No sé si llegaremos a curarlos todos, pero ahora pensamos que las infecciones se curan, y no es así, se muere gente por infecciones pero podemos pensare que ahora las infecciones se curan. Se irán descubriendo cosas e iremos curando más tumores, en 30 años estaremos con el cáncer como ahora con las infecciones. Cada día y cada año habrá menos pacientes que se mueran de un tumor.

Compartir el artículo

stats