Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Cuencas que funcional

Asturiana de Laminados construye el mundo desde Lena

La empresa, con 160 empleos en Villallana, fabrica chapa y bobinas de zinc con las que se hacen grandes edificios en todo el globo

Asturiana de laminados

Encontrar las similitudes entre el estadio de fútbol de Montreal (Canadá), el restaurante Arzak de Bilbao, la Casa de la Moneda de Madrid o el Centro de Acogida de Pingüinos de Phillip Island (Australia) se formalizaría como un reto difícil de conseguir. Para hallar la solución habría que observar con detenimiento la envoltura de estos llamativos edificios. Y es que se construyeron, cuando menos en parte, con chapas y bobinas de zinc prepatinado fabricadas en Lena. Asturiana de Laminados (elZinc) es el tercer productor mundial de este demandado material, que a nivel mundial genera una demanda aproximada de 300.000 toneladas anuales. La compañía asturiana cubre actualmente aproximadamente un 10 por ciento del mercado global de estos productos.

El potente entramado industrial que Asturiana de Laminados ha tejido en Villallana ha ido acompasado con un constante aumento de la producción. “El año pasado facturamos más de 76 millones de euros”, explica Macario Fernández, presidente de la empresa.

Asturiana de Laminados construye el mundo desde Lena

Asturiana de Laminados se constituyó en 2006, asentándose en el polígono de Villallana sin tiempo para esperar por su urbanización. Fue el primer acierto, debido a que la actuación está aún sin ejecutar, ya que las obras se abordarán en 2022 con cinco millones de euros de los fondos mineros. A partir de lingotes de zinc, la nueva compañía comenzó a elaborar chapas, bandas y bobinas de este material, con una aleación de cobre y titanio que garantizaba su perdurabilidad, en distintos formatos, acabados y grosores. El final de la cadena son productos para el sector de la edificación, caso de cubiertas, fachadas y accesorios para la evacuación de aguas pluviales, y otras aplicaciones arquitectónicas e industriales.

“Escuchamos a nuestros clientes y ofrecemos soluciones adaptadas a sus necesidades”, explica Macario Fernández. Calidad, gama, servicio completo, flexibilidad e innovación son los elementos de la fórmula que ha empleado la empresa para estar presente en más de cincuenta países. “La clave es que hemos logrado adaptarnos a las amplias necesidades del mercado, ya que según el país y/o el proyecto pueden pedir unos productos diferentes al tener diferentes sistemas de construcción”, añade el empresario.

Asturiana de Laminados construye el mundo desde Lena

La compañía presidida por Macario Fernández puso hace meses en marcha su nueva línea de acabados, “única en el mundo”. La factoría lenense no ha dejado de crecer desde que en 2007 se asentara en el polígono de Villallana sin esperar a su urbanización, actuación por la que como ya se ha dicho ha tenido que esperar tres lustros. Asturiana de Laminados es la que ocupa actualmente un mayor porcentaje de los terrenos. Si finalmente la compañía compra la fábrica anexa de Rioglass Solar, operación que los sindicatos dan por cerrada, la compañía será la única inquilina del polígono.

Asturiana de Laminados construye el mundo desde Lena

Aluminio

Además, como matriz de Latem Aluminium, tiene en desarrollo las plantas de Villandagos del Páramo (León) y Villabrázaro (Zamora). La primera está ya en funcionamiento. El salto al sector de aluminio sigue la ruta recorrida con el zinc, buscando la compañía controlar toda la cadena de producción. “La refinería de Villadangos recicla chatarra para crear lingotes de aluminio que actualmente se venden directamente al sector del automóvil y a otros sectores industriales”. Cuando en 2023 abra la planta de la laminación hermana de Zamora, el material de la refinería será trasladado en su forma líquida a ella para ser posteriormente colado y laminado en la planta de Villabrázaro.

En Asturiana de Laminados sostiene que su éxito radica, entre otras cosas, en la eficiente agilidad que demanda la actual industria mundial, cuyo circuito de ventas hace tiempo que ha dejado de fluir desde la producción al consumidor, invirtiéndose el ciclo y tomando el protagonismo la demanda. Hoy en día el comprador final ya no se adapta a lo que el mercado le ofrece, sino que sus gustos obligan al fabricante a adecuarse a los rápidos cambios de las tendencias. “La flexibilidad es clave para nosotros, adelantándonos a las necesidades que puedan tener nuestros clientes”, apunta Katia Robe, responsable de Marketing. La calidad es otro de los requisitos competitivos: “La amplitud de gama es nuestra característica. Ofrecemos unos acabados estéticos y técnicos de alta calidad que no solo ofrecen un valor estético añadido, sino también aseguran la perennidad de los edificios y responden naturalmente a las exigencias del desarrollo sostenible (una de las prioridades para la empresa)”.

La empresa lenense comercializa sus chapas de zinc casi a la carta. “Producimos una amplia gama de colores”. Si fueran un sastre, el teñido no sería la única singularidad. Asturiana de Laminados trabaja a medida: “Trabajamos con varios anchos de pieza. En EE UU lo hacen todo a lo grande. Este fue uno de los motivos por los cuales estamos fabricando chapas y bobinas de hasta 1400 milímetros de ancho, siendo los únicos productores en el mundo en poder hacerlo, apunta Katia Robe.

Uso extendido

“En Alemania, Francia o en otros países de Europa, el uso del zinc está muy extendido. De hecho en algunas zonas se está utilizando desde mediados del siglo XIX. Nosotros hemos ido modernizando y adaptando este noble material proponiendo colores y soluciones nuevas”, destaca Robe.

Asturiana de Laminados opera bajo la marca comercial “elZinc”. La compañía acaba de colocar en el mercado alternativo de Renta Fija (MARF) bonos por valor de 50 millones para “cancelar deuda previa y afianzar el plan de crecimiento de la sociedad”. Y es que la compañía cotiza desde 2017 en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) en el segmento de empresas en crecimiento BME Growth. La firma tiene tres filiales internacionales, elZinc France, elZinc Deutschland (Alemania) y elZinc América (EE UU).

Asturiana de Laminados con más de 160 empleos en el concejo de Lena, ha implementado un completo programa de actuación para contribuir con la sostenibilidad. Los tejados de la enorme fábrica, de más de 800 metros de largo, serán cubiertos con paneles solares. Está prevista la instalación de 8.500 placas. ”Gracias a la colocación de estos equipos de producción eléctrica de origen fotovoltaico para nuestro autoconsumo, tendremos una producción anual instalada de 3.768 megavatios por hora (MWh), que nos permitirá reemplazar en un 21 por ciento la energía tradicional utilizada para alimentar la fábrica por una energía renovable y reducir nuestras emisiones de CO2 en 942 toneladas al año”, destacan desde la empresa.

Asturiana de Laminados es muy posiblemente la empresa de las Cuencas que más ha crecido en la última década. Una tendencia que apunta a sostenerse. Los objetivos de ventas y producción para el año que viene están lejos de definir un horizonte final. “Nuestra capacidad actual sería de unas 70.000 toneladas”, remarca Katia Robe. A la espectacular dimensión de la factoría lenense hay que agregar que parece no tener techo.

Compartir el artículo

stats