Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vipasa estima un ahorro del 10% en los pisos de Langreo Centro con la red de geotermia

La empresa pública inicia los trámites para contratar el suministro a las 45 viviendas públicas y el mantenimiento de la instalación

El castillete del pozo Fondón y, al fondo, La Felguera. | LNE

Vipasa (Viviendas del Principado de Asturias) ha iniciado los trámites para que las 45 viviendas de promoción pública de Langreo Centro se abastezcan de la red de geotermia del pozo Fondón, que utilizará el agua de mina para climatizar varios edificios. La empresa pública estima que se podrá lograr un ahorro del 10% sobre el gasto actual en el edificio ubicado en la calle Dolores Ibárruri de La Felguera.

La red de calor permitirá satisfacer la demanda de calefacción y agua caliente sanitaria de varias construcciones de Langreo Centro. Vipasa contratará tanto el abastecimiento como el mantenimiento de las instalaciones de enlace con el centro de bombeo de Hunosa. Las obras de la red de geotermia del pozo Fondón, de Sama, fueron adjudicadas por Hunosa en abril del pasado año por 2.441.776 euros a la empresa Elecnor. La oferta que presentó esta compañía supone una rebaja del 22,6% respecto al presupuesto de licitación.

El proyecto para acometer la instalación de la red de calor recibió una subvención de la Consejería de Empleo, Industria y Turismo de 1.136.215 euros. Esta ayuda está cofinanciada por la Unión Europea a través del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (Feder). La red de geotermia del pozo Fondón abastecerá de calefacción y agua caliente sanitaria junto al edificio de las 45 viviendas de promoción pública de Langreo Centro, al centro deportivo Juan Carlos Beiro, al centro de salud de La Felguera, y a la construcción que alberga el Langrehotel y la residencia de personas mayores “Nuestra Señora del Fresno”.

El estado de alarma decretado para frenar la propagación del coronavirus motivó una demora en los planes de la compañía estatal. Los trabajos para instalar la red, que cuenta con 4.300 metros de red de tubería, se iniciaron en julio del año pasado, con un plazo de ejecución de diez meses aunque finalmente se demoraron.

Hunosa piensa ya en una segunda fase que conllevaría la hibridación del sistema con la utilización del calderas de biomasa. Ese anuncio fue realizado por María Lorenzo, directora de Energía en Hunosa, el pasado mes de agosto en Gijón, la Feria Internacional de Muestras de Asturias.

El proyecto elaborado por Hunosa incluyó la rehabilitación de las naves del pozo Fondón en las que se han situado los equipos necesarios para el funcionamiento del sistema. También se derribaron dos construcciones en estado de ruina situadas a ambos lados de los edificios que se han acondicionado. La empresa estatal estudia prolongar, ya en una fase posterior, la conducción hasta edificios públicos que están ubicados en Sama como el centro de salud y la Casa Consistorial o los centros educativos del paseo de Los Llerones.

Compartir el artículo

stats