Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El comercio de las Cuencas en Navidad: entre el optimismo y la prudencia

Las campañas de las asociaciones animan las ventas lEl deporte está de moda | Las compras se concentran en la semana de Reyes

Daniel Casal, ayer, en su tienda de deportes de Sama de Langreo. | D. O.

Aún no han hecho cuentas. Faltan las cajas de los dos últimos días de la campaña de Navidad, la de hoy, uno de los días más fuertes del año en ventas, y la de ayer, pero los comerciantes de las Cuencas tienen la esperanza de que las cifras, sumadas a la temporada de rebajas que empieza el viernes, ayuden a paliar el daño que les ha supuesto la pandemia del coronavirus. Por ahora están entre el optimismo y la prudencia.

En Laviana la balanza se inclina más hacia el optimismo. La hostelera Rocío Estepa es presidenta de la Asociación de Autónomos de Laviana (Aulav), que agrupa a 138 comercios del concejo. Calcula que las ventas de este año serán alrededor de un 20 por ciento superiores a las del año pasado. Su vara de medir es la campaña que la asociación comenzó hace cinco años y que consiste en repartir 20.000 cartillas entre los compradores. El cliente debe tener seis sellos de otros tantos establecimientos con compras de al menos cinco euros. “Esto nos da datos reales de las ventas”, explica Estepa. Y los datos de este año son alentadores. “Ha subido muchísimo el número de cartillas selladas que recibimos”, apunta. Cada cartilla opta a un premio de 1.000 euros (parte en efectivo y parte en cheques de compra) que se sortean semanalmente. “En la urna de una semana de este año había tantas cartillas como en dos semanas del año pasado”, celebra la empresaria, que explica que “también ha subido el gasto que se refleja en esas cartillas, que deben ir acompañadas con el ticket de compra”.

Solo la semana pasada entraron en el sorteo 1.079 vecinos de Laviana con seis compras en el concejo, cada una de ellas superiores a cinco euros.

Rocío Estepa cree que el incremento del número de participantes “tiene mucho con el nuevo aparcamiento para 400 vehículos que se inauguró la semana pasada a dos minutos del centro de Laviana”. Así que no tiene más que agradecer a los vecinos la confianza que depositan en el comercio local.

Eso sí, como hostelera tiene un pero. “En hostelería las dos últimas semanas ha bajado muchísimo el consumo, hay mucha gente confinada, otros que son contactos estrechos y otros que por prudencia prefieren no salir”, explica. Ella misma ha anulado cenas familiares por alguna causa. “En los locales de hostelería se ha notado mucho el bajón, el consumo es menor que el año pasado”, reconoce. Aún así sabe que “unas épocas le va bien al comercio y otras a la hostelería, así que los que tenemos bares tendremos que esperar mejores tiempos”.

A quien le va bien en estas fechas es a Daniel Casal, que tiene una tienda de deportes en Sama. Entre cliente y cliente reconoce no tener queja. “Con la pandemia parece que todo el mundo se ha puesto a hacer deporte, así que tanto el año pasado como este están siendo buenos”. Eso sí, es consciente de que “habrá otras tiendas de ropa que hayan notado mucho que no se pudiesen celebrar fiestas como Nochevieja”.

Marcelino Tamargo, presidente de la Asociación de Comerciantes del Valle del Nalón (Acoivan), en Langreo, no es tan optimista. En su opinión la campaña navideña está “entre Pinto y Valdemoro”, es decir, “a unos les va bastante bien, a otros regular y otros están esperando a las compras de última hora”. En comparación con el año pasado “las ventas van más o menos igual”, asegura Tamargo.

En la cuenca del Caudal, Loli Olavarrieta, presidenta de la Asociación de Comerciantes y Hosteleros del Caudal, explica que “las primeras semanas de Navidad fueron flojas pero la cosa se animó de cara a Reyes”. “El lunes tendremos los índices de ventas pero creemos que este año será mejor que el pasado, que fue muy malo”, apunta. La semana que viene, calculadora en mano, se verá lo que han dado de sí estas navidades.

Compartir el artículo

stats