Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"El Guaje", eterno en Langreo: David Villa tendrá una estatua de bronce en su concejo natal

El Ayuntamiento quiere reconocer su exitosa trayectoria en el fútbol | Iglesias Luelmo realizará la obra y la ubicación se consensuará con el exfutbolista

David Villa, con la camiseta de la Selección.

El langreano David Villa, máximo goleador de la historia de la Selección, será inmortalizado a través de una estatua de bronce que realizará el artista langreano José Luis Iglesias Luelmo. El Ayuntamiento de Langreo acaba de adjudicar este trabajo, por el que abonarán 30.500 euros. “Se trata de hacer un reconocimiento público y homenajear a un deportista de mucho éxito que paseó el nombre de Langreo con orgullo y cariño”, apuntó ayer la Alcaldesa, Carmen Arbesú.

Iglesias Luelmo tendrá, por contrato, cuatro meses para entregar su escultura. Se trata de una figura a tamaño real del Guaje para “reconocer la persona y trayectoria deportiva del laureado deportista langreano”, apuntan. De momento no está decidida la futura ubicación de esta escultura. La decisión final se tomará tras haber hablado con el homenajeado para conocer su opinión al respecto y hacerlo de mutuo acuerdo. Más tarde tocará poner fecha para su inauguración, con la esperanza de que pueda ser el propio David Villa quien descubra su escultura. Eso sí, Arbesú consideró que “es un reconocimiento público por sus méritos y la escultura tiene que estar en un lugar visible”. Y es que, como apuntó, el éxito del langreano “es innegable”.

Villa, durante una visita que realizó a Tuilla en el año 2011. Juan Plaza

El año pasado se celebró el vigésimo aniversario de su primer gol en un campeonato de Liga, jugando con la camiseta del Sporting. Tras ese tanto llegarían muchos más, hasta alcanzar los 381 goles en una carrera meteórica. Tras el Sporting llegaron el Zaragoza, el Valencia, el Barcelona, el Atlético de Madrid, el Melbourne City, el New York City y, por último, el Vissel Kobe, al que estuvo ligado durante el año 2019 y en el que jugó 29 partidos marcando trece veces. Supuso su despedida como futbolista.

Pero su historia viene de mucho antes, ya que el Guaje tuvo pasión por el balón desde bien niño en su Tuilla natal. El sueño estuvo a punto de frustrase cuando, a los cuatro años, jugando en el patio del colegio público Regino Menéndez, un compañero cayó encima de su pierna derecha fracturándole el fémur. El pequeño David pasó seis meses escayolado y cuenta la leyenda que fue en esa época cuando empezó a entrenar la pierna izquierda dando patadas al balón contra la pared, al tener la derecha convaleciente.

Tras recuperarse, empezó a jugar torneos de fútbol sala con el equipo patrocinado por el Mesón Cortina de Carbayín. En junio de 1991, cuando solo tenía nueve años, se cruzó en su camino Manuel Cases, por aquel entonces entrenador del Alevín del Unión Popular de Langreo. El Guaje siguió compaginando los estudios con el fútbol en las categorías inferiores del Unión Popular de Langreo, quemando etapas y metiendo goles. De hecho, en los ocho años que Villa pasó en el Unión Popular de Langreo, aquel equipo entrenado por Cases rompió todos los registros goleadores.

A los 17 años, el Guaje dio el salto a la cantera del Sporting de Gijón. Allí se inició una carrera meteórica que ha dejado imágenes como el «Villa, villa, maravilla» entonado en las gradas de La Romareda, los emotivos regresos con el Valencia para jugar contra el Sporting, los culetes imaginarios escanciados al aire para celebrar los goles con la selección española, el equipo de ensueño con Messi o su revalorización en el Atlético de Madrid. Y por su puesto, el honor de ser el máximo goleador de la historia de la selección española, con la que conquistó la Eurocopa 2008 y el Mundial de Sudáfrica 2010.

Retiro

Ahora, retirado del fútbol, su municipio suma un homenaje más, una escultura de bronce con la que será recordado para siempre. No es el único reconocimiento que ha tenido de sus vecinos. En diciembre de 2008 recibió la distinción como Hijo Predilecto de Langreo de manos de la entonces alcaldesa de Langreo, Esther Díaz. Y no lo hizo solo, también tuvo el mismo reconocimiento el arbitro internacional Manuel Enrique Mejuto González. Dos años antes, en 2006, recibió también la insignia de oro del concejo. Y aunque no pudo acudir al acto oficial –fue su padre que recogió la insignia por él– el deportista se acercó días después hasta el Ayuntamiento para agradecer el apoyo recibido.

Asimismo, el Guaje ha destacado por su solidaridad en múltiples aspectos. Como la que tuvo con los mineros que se encerraron en los pozos Candín y Santiago en 2012, durante la última gran movilización minera del carbón. «Espero que se escuche a los mineros y el conflicto se solucione cuanto antes», aseguró entonces el futbolista langreano tras hablar con los mineros encerrados.

Compartir el artículo

stats