Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El "último viaje" de Mar Donate, la langreana fallecida en un accidente de moto en Tineo

"Era una persona muy querida dentro del mundillo", lamentan los amigos de la difunta

Un centenar de moteros dan el último adiós a Mar Donate fallecida el sábado en un accidente en Tineo

Un centenar de moteros dan el último adiós a Mar Donate fallecida el sábado en un accidente en Tineo D. Orihuela

Para ver este vídeo suscríbete a La Nueva España o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Un centenar de moteros dan el último adiós a Mar Donate fallecida el sábado en un accidente en Tineo David Orihuela

Si por la mañana fueron sus compañeros de trabajo y los alumnos del colegio José Bernardo de Sama, por la tarde fueron sus compañeros de afición, los moteros, los que rindieron tributo a Mar Donate, la langreana de 50 años fallecida el sábado por la tarde en un accidente de moto en Tineo.

Los motoristas langreanos se concentraron desde primera hora de la tarde en el tanatorio, en Sama, donde familia y amigos velaban desde el domingo el cuerpo de Mar Donate.

Sus compañeros quisieron acompañarla en "su último viaje", en palabras de Miguel Ángel Castañón, amigo de la fallecida que este lunes reconocía a las puertas del tanatorio del Nalón que aún no se le había quitado el susto del cuerpo. Castañón formaba parte del grupo de amigos que el sábado salió en moto con Mar Donate.

También en Tineo, en esa fatídica curva donde la langreana dejo su vida estaba Rafa Montes que recordaba a su amiga como "una persona muy querida en el mundo de la moto".

Los moteros arroparon al viudo de Mar Donate, Javier Alonso, y a sus hijos, Laura y Javier.

A las cinco y media de la tarde la comitiva partió del tanatorio, en Sama, para dirigirse a Sotrondio, donde fue incinerado el cuerpo.

Los alrededor de 80 moteros recorrieron junto al coche fúnebre los apenas siete kilómetros que separan el tanatorio de Langreo del de La Florida, en Sama. Al llegar colocaron sus vehículos formando un pasillo que atravesó el coche fúnebre. Era el último adiós del mundo de la moto a una de las primeras mujeres moteras de Asturias. Y era también un capítulo más de la lucha de los motoristas contra los guardarailes.

Compartir el artículo

stats