Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La estación de Lena, sin trenes hasta el día 24 por la obra en las vías para la llegada del AVE

La construcción de los servicios exclusivos para la alta velocidad obligan a los convoyes a hacer transbordos en autobús entre la Pola y Ujo

Varias máquinas, trabajando en las vías del servicio de cercanías. | | ROBERTO MENÉNDEZ

Las obras de adecuación de la playa de vías de la estación de Pola de Lena, para adaptar el trazado a la cada vez más próxima llegada del AVE a Asturias, ya han entrado en su recta final. Tras la construcción de la vía y el andén que dará servicio a la alta velocidad, dotado con un paso subterráneo y un ascensor, los trabajos se centran actualmente en la modificación de la red de agujas de las vías de cercanías, así como en la mejora del andén principal.

Las mejoras que se abordan estos días en el circuito de cercanías están obligando a transbordar a los viajeros en autobús, desde Pola de Lena hasta Ujo. La medida será necesaria hasta el 24 de enero. Los trabajos se desarrollan a tres turnos, alargándose durante las 24 horas del día, según explicaron fuentes próximas a Renfe.

La estación de Lena, sin trenes hasta el día 24 por la obra en las vías para la llegada del AVE

La actuación que se realiza en la red ferroviaria de Pola de Lena cuenta con un presupuesto cercano a los 4 millones de euros y se centra exclusivamente en la renovación y adecuación de andenes y vías. En teoría, según los compromisos adquiridos el pasado año por las administraciones regional y central, a las mejoras en marcha se sumaría la construcción de la nueva estación de tren. La actuación se enmarca en el contexto de la inminente llegada a Asturias del AVE, prevista para finales de este mismo año. El acuerdo con el Gobierno central pasa por la construcción de un nuevo edificio de servicios, “que será acorde a los tiempos y garantizará la accesibilidad de todos los usuarios”. Se levantará en una parcela anexa al inmueble actual que, una vez entre en servicio la nueva estación, se demolerá. La financiación para las obras alcanza los cuatro millones de euros.

La estación de Lena, sin trenes hasta el día 24 por la obra en las vías para la llegada del AVE

La alcaldesa de Lena, Gema Álvarez, está convencida de que la estación de tren de la Pola acabará centralizando el servicio regional de Alta Velocidad (AVE) cuando finalmente entre en funcionamiento la Variante de Pajares. “Caerá por su propio peso”, sostiene la regidora de IU, al tiempo que manda un disimulado mensaje al Principado: “No hace falta un pronunciamiento político sobre el futuro de Lena como estación del AVE, ya que es la única alternativa viable”.

Por su parte, el PSOE defiende que Lena necesita una estación “intermodal, moderna y eficiente”. La agrupación local, a través de Francisco Barros, reclama un equipamiento “remozado” que de un “buen servicio” a los vecinos, “tanto en cercanía como en alta velocidad”. Ahora bien, Barros aboga por huir de proyectos “sobredimensionados”.

A la espera de que se concrete el proyecto de la nueva estación, la playa de vías, las agujas, la señalización y los andenes de la parada de Pola de Lena estarán en breve listos para la llegada del AVE. Cuando terminen los trabajos, la terminal quedará estructurada a través de tres vías. El primer andén dará servicio a los viajeros de cercanías de la línea Fierros-Gijón. El tercer circuito, también con andén propio, recibirá a los trenes de alta velocidad que paren en Lena. La vía intermedia ofrecerá apoyo para facilitar el tránsito.

Ruta hasta Gijón

Será el operador del AVE quien decida qué trenes de alta velocidad pararán en Lena. Actualmente la situación es la siguiente: Los trenes llegarán a Campomanes a unos 250 kilómetros por hora tras un viaje desde Madrid que alcanzaría máximos de 330. En Campomanes está el intercambiador que facilitaría un cambio del ancho de vía si fuera necesario. En el trayecto hasta la Pola, la circulación se ralentizaría, aunque seguiría a una velocidad notable, unos 150 kilómetros por hora. A partir de ahí, el convoy seguiría ruta hasta Gijón, pero ya como un servicio totalmente convencional que podría moverse entre los 60 y los 80 kilómetros por hora.

Las constructoras vinculadas a las obras de la variante ferroviaria de Pajares, entre las que están algunas de las más importantes del país, ya señalaron en su momento que veían “factible” una nueva línea específica de AVE entre Pola de Lena y Gijón. El problema es el coste, con la construcción de túneles y viaductos. Las estimaciones apuntan a cerca de 2.000 millones de euros.

Compartir el artículo

stats