Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El radar semafórico de Mieres ha puesto multas por valor de 1,6 millones en nueve años

El “foto-rojo” sancionó el año pasado en Mieres a 694 conductores y ya son más de 8.100 las infracciones detectadas desde su instalación

El aviso de la presencia del radar, en la calle Ramón Pérez de Ayala.

El radar semafórico de carácter rotatorio que está activo en el casco urbano de Mieres desde el verano de 2013 ya ha puesto algo más de 8.100 multas desde su implantación. De esta forma, el polémico dispositivo ha tramitado sanciones por valor de 1,6 millones de euros. Se ha cobrado al tiempo más de 32.000 puntos de los permisos de conducir.

El conocido como “foto-rojo” se activó hace ya casi diez años, en el verano de 2013 y, en sus primeros ocho meses de actividad, llegó a “cazar” a más de 1.500 conductores. Su presencia en ciertos cruces es conocida por los mierenses, ya que está debidamente señalizada, pese a lo cual su actividad sigue siendo notable. Tras caer el balance de incumplimientos a 515 en 2019, los dos últimos años se han cerrado con un sensible crecimiento. En 2020 las infracciones sancionadas fueron 655, por las 694 del ejercicio pasado (2021).

Teniendo en cuenta que cada sanción del foto-rojo, además de la retirada de cuatro puntos de permiso de conducir, conlleva el pago de 200 euros, que se quedan en 100 en caso de recurrir al mecanismo de “pronto pago”, este sistema de control del tráfico está inyectando en las arcas municipales una importante cantidad de dinero.

El Ayuntamiento habría recaudado desde 2013 a través de este radar entre 810.000 euros y 1.620.000 euros. La primera cantidad correspondería al supuesto de que todos los infractores hubieran optado por el “pronto pago”, abonando los 100 euros correspondientes. La segunda cifra, por su parte, sería el resultado de que ningún infractor se hubiera acogido a la citada reducción, teniendo que pagar por tanto 200 euros. Según los técnicos consultados, un cálculo bastante correcto sería estimar el reparto al 50 por ciento, por lo que la recaudación superaría el millón de euros.

Polémica

Saltarse un semáforo , con independencia del tiempo que llevara en rojo (la misma penalización por una milésima de segundo que por cinco segundos), conlleva, a nivel de puntos, la misma sanción que circular a 170 kilómetros por hora en un tramo de autovía con limitación a 120. También es equivalente a conducir poniendo en peligro o entorpeciendo a ciclistas. Este dispositivo ha estado siempre envuelto en la polémica. El Consistorio mierense ha sostenido en todo momento que el aparato, que actualmente está colocado en la calle Ramón Pérez de Ayala, “cumple perfectamente con las homologaciones requeridas”. Por su parte, la organización de defensa de los conductores Automovilistas Europeos Asociados (AEA) asegura que el Ayuntamiento de Mieres debe dar a conocer los índices de siniestralidad que presentan los cruces regulados por semáforos con radares. Esta plataforma pone en duda que la implantación del polémico “foto rojo” en una ciudad como Mieres tenga algún tipo de incidencia positiva en materia de seguridad.

Compartir el artículo

stats