Era un proyecto que rondaba hace tiempo la cabeza de los alcaldes de la Montaña Central y, tras quedar aparentemente estancado, parece que ya tiene vía libre. El Gobierno del Principado, junto a Renfe, tiene previsto poner en marcha este otoño, y más concretamente en octubre, el tren turístico entre las estaciones de Collanzo, en Aller, y Trubia, en Oviedo. Una iniciativa que persigue dar un impulso al turismo y convertirse en una referencia dentro del sector, tanto a nivel nacional como internacional. El elemento diferenciador, además de la riqueza patrimonial del recorrido, será que el tren estará impulsado por una antigua máquina de vapor, que era propiedad de Hunosa, algo pionero en España, destacó el Principado. Se trata de un recorrido de medio centenar de kilómetros. El alcalde de Oviedo pide ir más allá y defiende que el tren llegue a la capital del Principado y no a Trubia, como se planteaba en un principio.

La reunión celebrada ayer entre los responsables del Principado, los ayuntamientos y Renfe. | Miki López

El presidente del Principado, Adrián Barbón –acompañado por la directora general de Turismo, Graciela Blanco, y el director general de Patrimonio, Pablo León– mantuvo ayer un encuentro con responsables de Renfe y con los alcaldes de Mieres, Aller, Morcín, Ribera de Arriba y Oviedo para analizar el proyecto turístico. Una iniciativa que ya está en marcha, aunque aún quedan todavía muchos flecos por cerrar. Por una parte, un convenio entre el Principado y Renfe para la puesta en marcha del tren turístico. Por otro lado, y en lo que la empresa ferroviaria estatal está trabajando, la definición exacta del proyecto así como la realización de más pruebas de circulación con la restaurada máquina de vapor: la locomotora VA8, una poderosa máquina construida en Vizcaya, por Babcock & Wilcox, en 1958.

La directora general de Turismo, Graciela Blanco, señaló, al término del encuentro, que “es un proyecto muy interesante, y de lo que hemos hablado es de que todos los ayuntamientos y el Principado vamos a empezar a trabajar mano a mano con Renfe para buscar un convenio que nos permita poner en marcha el proyecto del tren turístico”. La responsable regional también dio fechas: “las primeras pruebas podrían llegar en la primavera de 2022, para si todo va bien, a lo largo del año, poder tener en marcha este recurso turístico que nos ayudaría a desestacionalizar” la oferta.

Además, Blanco señaló que el proyecto supondría un “elemento diferencial”, ya que “no hay ningún tren con una máquina de vapor que recorra las vías en todo el país, y eso sería muy importante para hacernos competitivos en el mercado nacional e internacional”. El proyecto del tren turístico encaja, tal y como aseguró Graciela Blanco, en una iniciativa más ambiciosa presentada por el Principado en Fitur, y por el que se invertiría 1,1 millones “para desarrollar un plan vinculado al patrimonio industrial minero”.

Pruebas

Por parte de Renfe, acudieron al encuentro el gerente de Viajeros del área Norte, Mariano Santiso; el director de Trenes Turísticos, Félix Martín Merino; y el asesor Amador Robles. Santiso confirmó a LA NUEVA ESPAÑA que la idea es que el tren turístico comience a andar en el mes de octubre. “Ya se han hecho pruebas, y tenemos que seguir con los ensayos, definiendo el proyecto y el convenio”, indicó, para agregar que “lo bueno es que ya tenemos la locomotora, que es una parte muy importante, y ahora nos queda la definición del proyecto e ir perfilando aspectos”.

Al término de la reunión el alcalde de Oviedo, Alfredo Canteli, reclamó que el trazado salga y llegue a la capital del Principado y no solo a Trubia: “Teóricamente el tren debería de llegar a la estación de Oviedo. Esa es la idea que defiendo y deseo. Creo que sería menos tren turístico si no sale de Oviedo y llega a Oviedo. Para el turista, llegar a Trubia u otros lugares sería más complicado. Aquí tenemos los hoteles, también la gente que llega de Gijón y puede coger el tren. Sería mucho más fácil que teniendo que acercarse a Trubia para cogerlo”.