Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Gerardo Iglesias lleva a Europa su pleito por torturas en el franquismo: "No busco venganza, solo justicia"

Apela a las discrepancias en el Constitucional para lograr que el Tribunal de Derechos Humanos atienda su denuncia, presentada en 2018

Gerardo Iglesias, ayer, en su domicilio.

–No busco venganza, sino justicia. Los delitos de lesa humanidad no caducan y no caben en una ley de amnistía.

Gerardo Iglesias reapareció ayer tras un largo silencio debido a su delicado estado de salud. Lo hizo telemáticamente y acompañado de varios abogados para anunciar que afronta la última batalla de la guerra judicial que inició hace cuatro años por las repetidas torturas que sufrió durante el franquismo.

La denuncia del exsecretario general del PCE y excoordinador general de IU ya está en el Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH). Los abogados del político mierense explicaron ayer por qué confían en que el recurso tramitado el martes pueda prosperar donde otras reclamaciones similares zozobraron previamente. Y es que en su caso, por primera vez, el Tribunal Constitucional, aun rechazando (inadmitida) su petición de amparo, introdujo una importante novedad. “Se emitieron tres votos particulares que manifestaban que la querella debería admitirse al menos a trámite», explicó ayer el abogado Jacinto Lara.

A juicio de los abogados de Gerardo Iglesias los citados votos particulares son de gran importancia porque «ponen de manifiesto que se está expresando una disconformidad con el modelo de impunidad del Estado español, que impide la investigación y enjuiciamiento de los crímenes cometidos durante la dictadura».

Jacinto Lara subrayó ayer la relevancia que tiene la ruptura del criterio de “homogeneidad” de la resolución dictada por el Constitucional, al haberse emitido tres votos particulares (de Encarnación Roca, María Luisa Balaguer y Juan Antonio Xiol). El letrado interpreta que con sus votos los citados magistrados avalaron que debería haberse admitido a trámite el recurso de amparo de Iglesias “al menos, para que pudiera ser escuchado”. A su juicio, estos votos particulares evidencian la ruptura de la “línea monolítica” mantenida por los tribunales españoles y ponen de manifiesto que el caso de Iglesias “presenta suficiente trascendencia”.

Gerardo iglesias, Vicente Gutiérrez Solís y el ya fallecido Faustino Sánchez García, ‘Fausto’, presentaron tres querellas en 2018 contra Honrado de la Fuente, integrante de la policía política del franquismo, por un delito de lesa humanidad y otro de torturas. Como ellos, varias decenas de víctimas de abusos similares acudieron también a los juzgados. La letrada Maite Parejo estima que son más de ochenta las demandas que ha tumbado la justicia española, algunas de ellas también rechazadas por el Tribunal Europeo de Derechos Humanos. El posicionamiento discrepante citado, unido a que la inadmisión de la petición de amparo se produjo a través de un auto y no de una providencia, incorporan “fundamentación jurídica por parte del criterio mayoritario de los magistrados y los argumentos con los que están en disconformidad”. Parejo recalcó que la demanda se basa en la vulneración del Convenio Europeo de Derechos Humanos en el sentido “de que las autoridades españolas se niegan a investigar” y en la falta de “remedio efectivo” de las víctimas del franquismo, cuyo principal “impedimento” es la Ley de Amnistía de 1977.

“La amnistía de la transición es ilegal; se debió eliminar o rectificar”, dice el exdirigente de IU

Gerardo Iglesias (La Cerezal, Mieres, 1945) sustituyó a Santiago Carrillo al frente del PCE en 1982. Fue fundador de IU. En 1990 dejó la política y regresó a la mina. Un accidente lo retiró y su deteriorada salud le mantiene desde hace tiempo alejado de la vida pública. Su presencia telemática se proyectó ayer con tono de voz débil, pero sin dejar de dar coraje al mensaje. “No busco venganza, ya que la mayor parte de los responsables directos de lo sucedido ya no existen”. Tras esta puntualizó, Iglesias explicó por donde empezaría la reparación que reclama: “Hacer justicia es explicar en colegios, institutos y en la universidad lo que significó la dictadura franquista. Todo ha sido silenciado. La juventud tiene que saber que entraban en un pueblo y machacaban a la población”. El exdirigente comunista cargó contra la ley de Amnistía de 1977: “Se hizo sobre todo para los represaliados por la dictadura. En lo que se refiere a quienes fueron responsables de hechos criminales la amnistía es ilegal . Se tenía que haber eliminado o al menos rectificada”, sostiene. A su juicio, “los delitos de lesa humanidad no caducan y no caben en una ley de amnistía que solo ha servido para cubrir a toda una plebe de empresarios, policías, militares, funcionarios que en muchos casos siguen ahí”. Se trata, prosiguió, “de una asignatura pendiente y una total vergüenza por parte de la justicia, pero también por parte de algunos políticos”, expuso. Y añadió: “ Yo comprendo que la transición tuvo que hacer concesiones, como ignorar y ocultar los cientos de miles de muertos que hay por las cunetas . Pero es más difícil de explicar que el PSOE, tras dos legislaturas con mayoría absoluta, no hiciera nada”. La ley de la memoria Histórica “no ha resuelto ninguno de los problemas y no se puede hablar de un problema del pasado”.

Compartir el artículo

stats