Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi mil pescadores abarrotan el coto de los Alfilorios, repoblado con trucha autóctona

El embalse tiene cubiertas todas las reservas para la próxima campaña de pesca, con la previsión de disminuir a la mitad las capturas permitidas

Ignacio Fernández Cerra, con varias truchas en una red instantes antes de soltarlas en el embalse morciniego. | D. M.

El embalse de los Alfilorios ya enfila la que será su tercera temporada de pesca tras décadas de prohibición. El enorme éxito de la iniciativa queda enfatizado en que ya están asignadas todas las reservas para la campaña que se prolongará desde mediados de marzo hasta agosto. El cupo es de cinco cañas por día, por lo que cerca de mil pescadores se desplazarán al pantano morciniego para disfrutar de la pesca deportiva.

El único problema que inicialmente ha generado la activación del coto de pesca de los Alfilorios es que la nutrida colonia de truchas existente en el pantano se ha visto notablemente mermada, con un desgaste mucho mayor del inicialmente previsto. Este contratiempo parece superado tras ponerse ayer en marcha un proyecto de colaboración en el que participa el Principado, los ayuntamientos de Morcín y Oviedo, y las asociaciones de pescadores. Las aguas de abastecen a la capital del Principado fueron repobladas con un centenar de grandes truchas autóctonas, de hasta 3 kilogramos de peso y más de 40 centímetros de longitud. “Se trata de un proyecto de colaboración inédito en la región. No se trata de una repoblación al uso, sino de una reintroducción de ejemplares de trucha autóctona, reproductores de gran tamaño que harán disfrutar a los pescadores y que contribuirán a crear la base de una nueva población”, explicó el director general del Medio Natural y Planificación Rural, David Villar.

La repoblación del embalse ha sido posible gracias a la participación del club de pesca La Socala, de Valdés, que ha cedido los valiosos ejemplares: “Además de ser un gran atractivo para la pesca debido a su magnífico tamaño y calidad, los ejemplares que sobrevivan pondrán unas cuatro mil huevas, por lo que contribuirán activamente a fortalecer la población de trucha autóctona en este magnífico paraje”, explicó Emilio Fernández, presidente de La Socala.

La sociedad de pescadores de Morcín y Riosa y la Asturiana de Pesca también respaldan la iniciativa. Estos colectivos fueron los primeros en advertir del riesgo de que una sobre explotación del pantano pudiera acabar esquilmando la población de truchas. Ahora ven el futuro mucho más confiados: “Las repoblaciones están ayudando; además las truchas se van poco a poco acostumbrado a los pescadores y cada vez pican menos”, explicó ayer Ignacio Fernández Cerra.

Si actualmente se pesca en el embalse de los Alfilorios es, en gran medida, gracias a las gestiones del alcalde de Morcín, Mino García (IU), que hace tres años logró quebrar la histórica resistencia de la Confederación Hidrográfico del Cantábrico (CHC) y del propio Ayuntamiento de Oviedo a la iniciativa. Los discursos esquivos han mutado en elogios: “Es un orgullo como propietarios poder apoyar este proyecto y colaborar con el Principado y el Ayuntamiento de Morcín”, señaló ayer la edil ovetense Covadonga Díaz. El embalse de los Alfilorios se construyó entre 1974 y 1983 para garantizar el suministro de agua potable a Oviedo.

Mino García analizó ayer el éxito del coto. “Hablamos de una reivindicación antigua. Buscamos reactivar económicamente el valle y dar a conocer Morcín; pero también estamos totalmente convencidos de que esta actividad no daña la calidad del agua, que es lo primero”.

Sostenimiento ecológico

El regidor planteó ayer una nueva propuesta para garantizar el sostenimiento ecológico del embalse. El coto autoriza diariamente cinco cañas y seis capturas como máximo por cada practicante. Mino García abogó por reducir las capturas a la mitad, a tres, para preservar la población. Los pescadores avalaron de inmediato la medida: “Con ejemplares del tamaño que actualmente contiene el embalse, tres truchas por caña es mucho más que suficiente. La pesca es el disfrute del medio, no la acumulación de carne”, puntualizó Fernández Cerra.

El Principado también respalda la reducción del número de capturas. David Villar anunció que la medida se intentará tramitar para que entre en vigor de inmediato y pueda aplicarse ya en la temporada que arrancará en menos de un mes. “Recuperar la pesca deportiva en este enclave ha sido un éxito, como demuestra que el hecho de que ya están cogidos todos los puestos de cara a la próxima campaña. La demanda es enorme y estamos muy contentos”, apuntó al tiempo que asumía la propuesta del alcalde de Morcín tras ser avalada por los pescadores.

El siguiente objetivo del Ayuntamiento de Morcín es poder recuperar la senda que circunvala el embalse.

Compartir el artículo

stats