Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Gobierno retoma tras 12 años la obra en los accesos a los polígonos de Mieres

Los trabajos, que se encuentran en el proceso de expropiaciones, se centrarán en los parques empresariales de Fábrica, Cardeo y Baíña

Un vehículo siniestrado en el actual acceso al polígono de Fábrica de Mieres.

Hasta doce años han tenido que esperar los vecinos de Mieres para que se haga realidad el proyecto de mejora de los accesos a los polígonos industriales de Fábrica de Mieres, Cardeo y Loredo-Baíña en la N-630. Una iniciativa que encabeza el Gobierno central a través del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana y que actualmente se encuentra en el proceso de expropiación.

Las actuaciones se comprometieron por primera vez en el año 2011 y tienen como objetivo dotar de mayor seguridad a los actuales enlaces, algo que venían demandando los usuarios de la vía incesantemente, con varios accidentes graves a lo largo de los últimos años. Finalmente, el proyecto se integró en un programa de actuaciones en la región dotado, en su conjunto, con 4,55 millones de euros. Esto ocurrió en 2019, destacando que se trataba “de una de las prioridades de licitación en materia de conservación de carreteras en el Principado”, según apuntaron desde la dirección general de Carreteras, subrayando que la obra se abordaría “en cuento lo permita la disponibilidad presupuestaria”.

Y hubo que esperar otros dos años para que finalmente el Gobierno licitase el proyecto. En el caso de los accesos a Cardeo y Loredo-Baíña se convertirá la actual glorieta partida en una glorieta cerrada. También se mejorarán los caminos anexos, incluyendo la construcción de los muros de hormigón armado necesarios. En el caso del acceso a Fábrica de Mieres, actualmente hay una intersección con T para giro a la izquierda que será sustituida por una glorieta cerrada.

El proceso para el desarrollo de estas obras ha sido bien largo. La Delegación del Gobierno en Asturias anunció en enero de 2010 que se destinaría una inversión de 1,2 millones de euros en la mejora del enlace de Cardeo y los accesos al polígono industrial de Fábrica de Mieres y Baíña, los mismos puntos viales sobre los que ahora se actuará. Aquel compromiso nunca se cumplió, quedando el proyecto suspendido indefinidamente. Tendrían que pasar tres años para que se volviese a hablar de esta iniciativa, en este caso incluido en un plan de mejora de carreteras de la región, que volvió a caer en el olvido. Así, en agosto de 2016 volvió a lanzarse el compromiso, pero hubo que esperar de nuevo hasta 2019, cuando el proyecto se integró junto a otras actuaciones en la región. Y aún así, hubo que esperar dos años más para que los trabajos se licitaran.

Ayuntamiento

Desde el Ayuntamiento de Mieres también se ha reclamado en numerosas ocasiones el desarrollo de estas obras comprometidas. La última de ellas, a principios del año pasado, con la obra sin adjudicar todavía, en la que el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, envió una misiva al Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, reclamando el proyecto comprometido desde hace más de una década. Vázquez también remarcó que se trataba de uno de los peores puntos negros del concejo.

Compartir el artículo

stats