Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Clase práctica de centrales hidráulicas: alumnos de Mieres visitan la planta de Proaza

Doce alumnos del campus de Barredo participan en una visita a la instalación de generación eléctrica de Proaza

Los alumnos, durante su visita a la central de Proaza.

Clase práctica sobre el terreno para los estudiantes de la Politécnica de Mieres. Alumnos del campus de Barredos participaron ayer en una visita la central hidráulica de Proaza, propiedad de EDP. También se interesaron por el funcionamiento del ascensor de peces del azud de Olid, en el río Teverga.

Clase práctica de centrales hidráulicas

El objetivo era “poner en práctica los conocimientos adquiridos en clase y conocer instalaciones e infraestructuras que se encontrarán cuando se incorporen al mercado laboral, indicaron desde la compañía eléctrica. Participaron doce estudiantes del grado de Ingeniería Forestal y del Medio Natural de la Universidad de Oviedo, que desarrollan sus estudios en el campus mierense.

Los estudiantes recorrieron la instalación acompañados por su profesor, José Carlos Pérez, y guiados por Dimas Fernández e Iván Rego, del equipo de centrales hidráulicas de EDP. Durante el recorrido pudieron conocer en detalle el funcionamiento del complejo y plantear sus dudas.

“Esta visita guiada por la central hidráulica de Proaza ha tenido un carácter transversal para la formación de los estudiantes. Da a los alumnos la oportunidad de tener una inmersión directa en su futuro profesional, les permite hablar con los profesionales de la central y poner en práctica las disciplinas aprendidas como la hidráulica, la electrotecnia o la electrificación”, indicaron los organizadores de la actividad, para añadir a continuación que “estos conocimientos son abordados en las asignaturas del grado que cursan en la Politécnica de Mieres, como la que enmarcaba esta visita, Ordenación y Gestión de la Fauna Silvestre y de los Recursos Cinegéticos y Piscícolas”.

Los responsables de la instalación apuntaron que a los estudiantes “también les ha llamado la atención la dimensión arquitectónica de la central. Inaugurada en 1968, es un ejemplo del patrimonio industrial español del siglo XX. Los estudiantes han comprobado cómo el arquitecto, Joaquín Vaquero Palacios, logró adaptar la central de Proaza al entorno, estableciendo un diálogo único con el paisaje”, recalcaron.

Tras el recorrido por la central, los alumnos de la Politécnica de Mieres visitaron el ascensor de peces, “único en Asturias y ubicado en el río Teverga, en la parte inferior del denominado azud de Olid”. Fue inaugurado en junio de 2010 y su funcionamiento, automático cada dos horas, posibilita el remonte de los peces.

Compartir el artículo

stats