Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un monolito rendirá homenaje a las víctimas de La Teyera

En el alto de Santo Emiliano se inaugurará una pieza artística en memoria de Pilar Terente, Amada Zapico, Vicente Rodríguez y Cecilio González

Por la izquierda, Maximino Rodríguez, Javier Fernández, Joaquín Fernández, Pamela Álvarez, Sergio Gutiérrez y José Ramón Fernández. | E. P.

Un monolito recordará en el alto de Santo Emiliano a Pilar Terente, Amada Zapico, Vicente Rodríguez y Cecilio González, cuatro víctimas de la represión franquista. El domingo, a las doce del mediodía, se celebrará el acto de inauguración del monumento y el homenaje a los cuatro vecinos de La Teyera (Langreo) asesinados. Fue presentado ayer por la concejala de Cultura de Langreo, Pamela Álvarez, el edil de Memoria Democrática de Mieres, Sergio Gutiérrez, el diseñador del monolito, Javier Fernández, y nietos de Pilar Terente –Joaquín y José Ramón Fernández– y de Vicente Rodríguez, Maximino (Chimo) Rodríguez.

El monolito es de hierro, de 200 kilogramos de peso y alrededor de 1,30 metros de alto. Se ubicará en la zona donde fueron asesinados en 1937 Pilar Terente y Amada Zapico y al año siguiente Vicente Rodríguez y Cecilio González. “Con este acto y el monolito se hace justicia más de ochenta años después”, aseguró Maximino Rodríguez en el acto celebrado en el salón de plenos del Ayuntamiento de Langreo. En su intervención, agradeció la labor de “Quilino el de Polio”, que falleció en mayo de 2020, que fue, destacó, “el motor de que se haya hecho este acto y el monolito”.

El abuelo de Maximino Rodríguez, Vicente, fue asesinado en el alto de Santo Emiliano, junto a Cecilio González, cuando los trasladaban al cuartel de la Guardia Civil. “Los dejaron allí y a los dos días los pudieron trasladar y enterrarlos”, indicó. “Amada y Pilar permanecen en la fosa de Santo Emiliano” a pesar de que los familiares hicieron “varios intentos por recuperar los cuerpos”, explicó Joaquín Fernández, nieto de Pilar. A las dos vecinas de La Teyera “las tiraron en una falla de la mina del Fondón”, comentó.

“A la casa de mi abuela le prendieron fuego antes de salir, se la llevaron y fueron a buscar a Amada”, contó. El padre de Joaquín Fernández, que tenía entonces siete años, “iba cogido del mandil de su madre y le pegaron con la culata y le dejaron tirado en el suelo”, cuenta, trasladando el relato de su progenitor.

A Amada y a Pilar, afirmó, “les pegaron y las mataron”. Después perseguirían al hijo mayor de Pilar, Belarmino, al que “asesinaron en unos montes de la zona de Vegadotos”, aseguró Joaquín Fernández. “Las medallas deberían colgar del ejército que defendió la República constituida en las urnas democráticamente”, dijo.

Intervenciones

En el acto que se celebrará el domingo en el alto de Santo Emiliano intervendrán el historiador Ramón G. Piñeiro, el presidente de FAMYR (Federación Asturiana Memoria y República), Rafael Velasco, y Joaquín Fernández y Maximino Rodríguez en representación de las familias de los víctimas. También dirán unas palabras la alcaldesa de Langreo, Carmen Arbesú, y el regidor de Mieres, Aníbal Vázquez.

El concejal de Memoria Democrática de Mieres comentó que el Ayuntamiento fletará el domingo un autobús desde la plaza del Ayuntamiento para trasladar a aquellos vecinos que lo deseen al alto de Santo Emiliano para asistir a la inauguración del monolito. “En la zona donde se inaugurará el monolito no hay mucho espacio para aparcar y por eso decidimos poner un autobús”, apuntó. Saldrá a las once de la mañana.

Además, trasladó, en el área estarán agentes de la Policía Local y miembros de Protección Civil para indicar a los conductores en qué zonas pueden aparcar. En las proximidades hay dos espacios en los que se podrá dejar el coche. Javier Fernández aseguró que cuando le trasladaron la iniciativa ya tenía cinco bocetos hechos, de entre los que se eligió el diseño definitivo.

Compartir el artículo

stats