Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El reglamento de memoria democrática se aprobará este año, anuncia el Principado

“Ganamos otro espacio al silencio”, afirma el alcalde de Mieres ante el monolito en memoria de cuatro víctimas de la represión franquista

Asistentes al acto de homenaje y de inauguración del monolito. | E. P.

La viceconsejera de Justicia, Encarnación Vicente, aseguró ayer, en la inauguración de un monolito que recordará a cuatro víctimas de la represión franquista –Pilar Terente, Amada Zapico, Vicente Rodríguez y Cecilio González– en el alto de Santo Emiliano, que el Reglamento de memoria democrática “será aprobado este mismo año”. En el homenaje a los cuatro vecinos de La Teyera (Langreo) que fueron asesinados en 1937 y 1938 en la zona, en el límite entre Mieres y Langreo, comentó que aunque la pandemia ha “trastocado” los planes del Gobierno regional “ya se están estudiando las alegaciones” al documento.

Por la izquierda, Maximino Rodríguez y Joaquín Fernández, junto al monolito.

Vicente destacó, además, que las consejerías de Presidencia y de Educación están “ultimando los materiales para que el próximo curso escolar los contenidos de memoria democrática se incluyan en la asignatura de Historia de los estudiantes de ESO y Bachillerato”. Aludió también al trabajo del Instituto de Memoria Democrática, dependiente del Principado, que recopila información.

“En Asturias hablamos de un registro de 27.118 víctimas identificadas con todos los datos, de 200 personas deportadas a campos de concentración nazis y de al menos 603 personas desaparecidas. Hay 404 fosas localizadas”, apuntó la viceconsejera de Justicia, que hizo hincapié en el “firme compromiso” del Gobierno regional de “cumplir nuestra Ley para la memoria democrática en Asturias”. También se refirió al paraje en el que se instaló el monolito, obra de Javier Fernández, convertido “en un espacio para la memoria, un lugar para mantener vivo el recuerdo de unos hechos que nunca pueden ni deben olvidarse”. Vicente concluyó su intervención destacando: “Tenemos una deuda con Pilar, Amada, Vicente y Cecilio y tantos como ellos porque nunca habrá palabras ni homenajes suficientes para reconocer y agradecerles toda su lucha y todo su ejemplo”.

El acto, organizado por la Federación Asturiana Memoria y República y los Ayuntamientos de Langreo y Mieres, reunió a familiares y amigos de Pilar Terente, Amada Zapico, Vicente Rodríguez y Cecilio González. “Es un acto de justicia”, aseguró Amada Ruiz, nieta de Amada Zapico, a unos metros del monolito. “Lo que pasó no puede quedar en el olvido”, apuntó. La madre de Amada Ruiz quedó huérfana con 4 años.

Cecilio y Florentino Fernández, nietos de Cecilio González, destacaron que los cuatro vecinos de La Teyera “defendieron los valores de democracia y la libertad, que es en lo que nos tenemos que basar para el futuro y que su ejemplo sirva para siempre y que no vuelvan a ocurrir hechos como estos”. Cecilio González y Vicente Rodríguez fueron “dos de los principales referentes del socialismo en la zona” en aquel momento, destacó el historiador Ramón García Piñeiro. El 27 de octubre de 1937 ambos fueron “sacados de sus domicilio, torturados y asesinados camino del cuartel de la Guardia Civil” que estaba en Santo Emiliano, dijo.

En octubre de 1938, a Pilar Terente “se la llevaron de su casa, a la que prendieron fuego antes de salir”, relató Joaquín Fernández, uno de sus nietos. “Después fueron a buscar a Amada” para dirigirse hacia Santo Emiliano, dijo. Las dos mujeres “fueron maltratadas y acabaron con sus vidas”, aseguró García Piñeiro. Los cuerpos de Pilar Terente y Amada Zapico no pudieron ser recuperados a pesar de que los familiares hicieron varios intentos.

Maximino Rodríguez, nieto de Vicente Rodríguez, agradeció a los alcaldes de Mieres y Langreo la colaboración y destacó la labor realizada por “Quilino el de Polio”, que fue, dijo, “el motor de este proyecto” para colocar un monolito en el alto de Santo Emiliano que recuerde a las cuatro víctimas.

“Ganamos otro espacio al silencio”, remarcó el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez. Añadió que “en este país no se cierra la Transición mientras haya gente en las cunetas”. La regidora langreana, Carmen Arbesú, destacó que “los represaliados deben ser reconocidos, no fue posible durante muchos años pero ahora sí”. Jesús Gómez, integrante de la Federación Asturiana Memoria y República, subrayó la importancia de la colocación del monolito en recuerdo de los cuatro vecinos de La Teyera. Indicó que la ley de memoria asturiana es “posiblemente la mejor de España, pero tiene tres años y todavía no se ha desarrollado el reglamento de la misma”.

Compartir el artículo

stats