Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fuentes de Invierno cumple 15 años pendiente de su unión con San Isidro

La estación de esquí, que supuso una inversión de 17,3 millones de euros, por fin se conectará a la red eléctrica la próxima temporada

Inauguración de Fuentes de Invierno el 31 de marzo de 2007 con Daniel Gutiérrez Granda, entonces Director General de Deportes, a la derecha y el que era presidente del Principado, Vicente Álvarez Areces, en el centro. | LNE

El 31 de marzo de 2007, sábado, los aficionados al esquí en Asturias vivían una jornada histórica. Entraba en funcionamiento la estación de Fuentes de Invierno, en Aller, en la vertiente asturiana de unas montañas ya conocidas, a menos de dos kilómetros de la estación leonesa de San Isidro. Precisamente la unión de las dos estaciones es el gran sueño de los aficionados. Por el momento la próxima temporada se dará el primer paso. Fuentes de Invierno se inauguró sin suministro eléctrico y así sigue 15 años después: con generadores. El pasado mes de noviembre el Principado adjudicó las obras para llevar la conexión eléctrica a Fuentes de Invierno que ejecutará la firma Elecnor. Este enganche es la obra física para unir la estación allerana con la subestación eléctrica de San Isidro a través de una línea soterrada. Unos trabajos que se alargarán durante tres meses y tendrán un coste de 102.190 euros.

Trabajadores de Fuentes de Invierno con una tarta de cumpleaños | LNE

Mañana se cumplen 15 años de aquel 31 de marzo, cuando la estación, con una inversión de 17,3 millones de euros, se presentaba como un gran incentivo turístico que permitiría la recuperación del concejo de Aller inmerso en una grave crisis provocada por la reconversión de la minería. Y algo de eso ha habido ya que el número de establecimientos hoteleros y hosteleros en el valle ha crecido de forma constante.

Fuentes de Invierno es una estación pequeña pero muy atractiva. Al estar situada a una altitud que va de los 1.500 metros en la base a los casi 2.000 metros en la zona alta, pasando por los 1.700 metros de la zona intermedia, las precipitaciones de nieve suelen ser más abundantes que en otras zonas de la Cordillera. Además, su orientación hacia el Norte propicia que el manto blanco se conserve durante más tiempo ya que las temperaturas son habitualmente negativas.

La estación cuenta con tres pistas verdes, las de menor dificultad: Pequeño Laurel, Toneo y La Llana’l Fitu; tres azules: Brezales, Entresierras y un pequeño enlace entre las dos; seis pistas rojas: Abedules, Aller, La Hoya, Arandaneras, Llomba y Piornales; y tres pistas negras, las más difíciles: Rebecos, Tubos de Toneo y Entresierras. Suman en total 8,7 kilómetros.

Compartir el artículo

stats