Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Agua de la mina para que los vecinos de Langreo ahorren en la factura energética

Un edificio de La Felguera se conectará en un mes al sistema de geotermia de Hunosa y pagará un 12 por ciento menos de calefacción

Por la izquierda, Arbesú, Bravo y Lorenzo atienden las explicaciones de Pablo Fernández, de Hunosa. | D. O.

Hay dos objetivos, por un lado la transición hacia energías verdes y por otro que los vecinos se ahorren unos euros. Un edificio de viviendas de la calle Dolores Ibárruri de La Felguera, en Langreo, estrenará en pocas semanas un sistema de calefacción y agua caliente sanitaria conectado a la red de geotermia de Hunosa. El agua de las profundidades del Pozo Fondón servirá para calentar el agua de las casas y además supondrá un ahorro de un doce por ciento en la factura de los vecinos.

María Lorenzo, directora de Energía y Desarrollo de Negocio de Hunosa, explicó que el agua que inunda los pozos mineros en los que ha cesado la actividad extractiva está a unos 23 grados de temperatura. “Mediante un sistema de bombas de calor subimos la temperatura hasta 75 u 80 grados y la utilizamos para calentar el agua del sistema de calefacción”, desarrolló Lorenzo. El ahorro está en que ya se parte de una temperatura alta, esos 23 grados, y se ahorra la energía necesaria para alcanzar esa cota.

El agua de la mina no es la que va directamente al grifo sino que es la que se utiliza para calentar lo que llega a las calefacciones y a los lavabos de los vecinos.

El edificio de Langreo, dos portales con un total de 45 viviendas, ya tiene todo el sistema operativo pero no funcionará hasta dentro de pocas semanas “a falta de un trámite administrativo”.

Se trata de viviendas públicas y cómo explicó el director general de Vivienda del Principado, Fermín Bravo, “el edificio ya se construyó con una sala de calderas pensada para la instalación de este sistema”. Es lo que se llama “district heating”, calefacción urbana o de barrio. Ya no hay una calefacción central para cada edificio sino que puede ser para un bloque, como en La Felguera, o para un barrio entero. Las conducciones, en este caso, van por debajo de las calles desde el pozo Fondón, en Sama, hasta la calle Dolores Ibárruri, en La Felguera, al otro lado del Nalón.

La alcaldesa de Langreo, Carmen Arbesú, reconoció que las obras “causaron ciertas molestias a los vecinos porque hubo que levantar las calles”, pero también señaló que “ha merecido la pena”. Tanto es así que ya está pendiente la conexión a esta red de geotermia de Hunosa el centro de salud de La Felguera, el complejo deportivo Juan Carlos Beiro y Langrehotel.

Además, apuntó Arbesú, “se está negociando una segunda fase para incluir más edificios de viviendas, posiblemente en La Felguera”

Bravo destacó la iniciativa conjunta entre Hunosa y Vipasa, la agencia de vivienda pública del Principado, en un proyecto “pionero” que está muy reconocido en Europa.

Las 45 viviendas de Langreo se unen a los 117 pisos públicos de Mieres que ya se abastecen de la red de calor de Hunosa desde el año 2020.

Compartir el artículo

stats