Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una campaña de esquí “excepcional” deja un 90% de ocupación en los alojamientos ligados a Pajares y Fuentes

Los empresarios del sector califican la temporada que termina hoy de “fabulosa”, a la espera de las inversiones previstas en las estaciones asturianas

Un grupo de escolares disfrutando ayer de la nieve en el programa de la “Semana Blanca”, en Fuentes de Invierno. | A. V.

Hoy será la última jornada de una temporada de esquí “excepcional” y “fabulosa”. Así califican este curso los representantes de las asociaciones hosteleras de los valles de Aller y Lena, donde se levantan los complejos invernales de Fuentes de Invierno y Valgrande-Pajares, respectivamente. Los establecimientos han logrado una ocupación media del 90 por ciento durante la campaña, algo que no habían podido disfrutar desde “hace muchísimos años”. Y este hecho –tras dos años de actividad marcados por la pandemia, y por las temporadas anteriores al coronavirus siendo realmente irregulares– les ha supuesto un balón de oxígeno en sus cuentas, haciendo que también consideren la temporada de esquí 2021-2022 como la campaña “de la recuperación”. Ahora, sus deseos para la próxima pasan por tener una temporada “normal” y por el hecho de que las inversiones que se lleven a cabo en los complejos invernales sirvan para consolidar “el buen trabajo” que se está haciendo.

Armando Valdés, presidente de la asociación “Aller Experiencias”, un colectivo que aglutina a más de medio centenar de negocios del municipio allerano, estaba ayer contento y cerrando el trabajo sobre el terreno, o mejor dicho, sobre la nieve. Para dar carpetazo a la temporada de esquí todavía tendrá que pasar unos días en la oficina cerrando papeleo. Aun así, este año, reconoce, “merece mucho la pena”.

Para Valdés, “esta temporada de esquí ha sido excepcional; yo no recuerdo una campaña con condiciones tan favorables para nosotros”, explicaba. Y no solo hacía referencia a que haya habido nieve, sino también a que la meteorología se alió con las estaciones. “Pudimos disfrutar de muchos fines de semana con sol, sin viento y con unas condiciones sensacionales para la práctica del esquí, algo que otras temporadas nos había fallado”, señala Valdés. Y abunda aún más: “También hemos tenido suerte con los accesos, que presentan muchas deficiencias y en los que es necesaria una actuación, pero que este año no han dado el más mínimo problema”.

¿Y que ha significado todo esto para los negocios?. “Hemos tenido una ocupación media durante toda la temporada del 90 por ciento y la mayoría de fines de semana se puede decir que las 770 plazas hoteleras han estado ocupadas al cien por cien”, explicó Valdés, que detalló que la estancia media de los clientes es de tres noches. Además, presidente de “Aller Experiencias” puso el foco en que este curso, “se ha visto mucho turista por semana, que es algo poco habitual”.

El también director de la escuela de esquí de Fuentes de Invierno señaló que “esta ha sido la temporada de la recuperación. Veníamos de dos años de pandemia y de temporadas bastante irregulares por no decir malas, y ahora la gente ha podido coger un poco de oxígeno”. Sobre sus peticiones para temporadas venideras, además de unas condiciones ideales, Valdés pone el foco en la necesidad de que en Fuentes de Invierno “se acometan mejoras en los servicios, especialmente en la zona media, con una cafetería y unos aseos que están siendo demandados constantemente por los esquiadores”.

También en Lena la temporada ha sido “excepcional, fabulosa”. Esas son palabras de Luis Núñez, presidente de Asturcentral. “Hemos tenido una altísima ocupación durante toda la campaña de esquí, casi no podemos recordar algo así”, señala el responsable del colectivo hostelero, que igual que en el valle allerano, sitúa la ocupación de los alojamientos en torno al 90 por ciento de media. “Este volumen de actividad nos está sirviendo para recuperarnos de los años difíciles que hemos tenido”, añadió Núñez, que explicó que el funcionamiento de estos meses les ha servido “para recuperar la ilusión y para afrontar el verano con muchas ganas de que se puedan seguir realizando actividades y que la gente apueste por esta zona”.

Núñez, además, entiende que la próxima temporada será un punto de inflexión para el complejo de Pajares. “La llegada del nuevo remonte, mucho más moderno y rápido, que era muy necesario, transformará la estación y la volverá a poner a la vanguardia, lo que seguro que se traduce en muchas visitas y muchos turistas”, vaticina.

Las estaciones de Valgrande-Pajares y Fuentes de Invierno despiden hoy la temporada con menos de cinco kilómetros de pistas habilitadas entre ambos complejos. Será un día de fiesta, para decir adiós a la gran campaña que tanto esquiadores como hosteleros han podido disfrutar.

Compartir el artículo

stats