Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hidrográfica no autoriza que un equipo nacional de piragüismo entrene en Tanes

El organismo estatal apunta que la actividad tiene que hacerse con canoas “cautivas”, los embarcaderos ya instalados y el embalse balizado

Tareas de limpieza en el embalse de Tanes. Fernando Rodríguez

El equipo nacional juvenil femenino de la Federación de Piragüismo no podrá entrenar finalmente en el embalse de Tanes durante los próximos tres meses. La Confederación Hidrográfica del Cantábrico no autoriza la actividad que ha sido solicitada por el Ayuntamiento de Caso. El alcalde, Miguel Fernández, había remitido el día 13 de este mes al organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica la petición dirigida por la Federación Asturiana de Piragüismo.

La Confederación Hidrográfica apunta a la regulación realizada por el Principado. Se refiere al Instrumento de Gestión Integrada (IGI) del parque natural de Redes y a la resolución dictada por la Consejería de Medio Rural para fijar las condiciones de uso del embalse. Ambos disponen, señala, “que la navegación para entrenamientos se desarrollará con embarcaciones “cautivas” (que no hayan navegados en aguas fuera del embalse de Tanes), las cuales se asocian además a unos embarcaderos aún no instalados”.

Además, refleja, se está tramitando ante la Confederación el procedimiento de autorización para la instalación de los embarcaderos, en el que se estableció que la obra incluya el balizamiento del embalse “para garantizar la seguridad de los navegantes”. La Consejería de Medio Rural ya tiene el visto bueno para esta obra y solo resta que presente el proyecto definitivo, que tiene que incluir los condicionantes ya marcados. Concluye la Confederación Hidrográfica que, refleja en el escrito de contestación, “no resulta posible realizar la actividad en tanto no se ajuste a las condiciones citadas”. La petición era para el entrenamiento de siete piragüistas para preparar el campeonato del mundo.

Esta semana el vicepresidente del Ejecutivo regional y presidente del Consorcio de Aguas de Asturias (Cadasa), Juan Cofiño, defendió en la Junta General que la navegación en el embalse de Tanes se tiene que hacer exclusivamente con “embarcaciones cautivas” para preservar la calidad del agua. Dejaba patentes sus discrepancias con el modelo de la Consejería de Medio Rural, que contempla el acceso de canoas “no cautivas” aunque solo en el caso de aquellas que participen en competiciones y tras una exhaustiva desinfección.

Esto se plasmó en la resolución que fija las condiciones de uso del pantano. Un dictamen que el consorcio que preside el consejero de Medio Ambiente rechaza y que considera nulo dado al, defiende, contravenir lo incluido en el decreto del Principado sobre la admisión de embarcaciones que no sean cautivas. También lo rechaza EDP. Tanto esta compañía como Cadasa presentaron alegaciones ante Confederación, que no fueron estudiadas entonces al no estar vinculadas al asunto que se analizaba, la autorización de los embarcaderos. Pero para el desarrollo de la actividad en el pantano será necesaria otra autorización.

Compartir el artículo

stats