Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mieres planea una reforma integral del polideportivo de Oñón con fondos europeos

El céntrico equipamiento municipal ha estado en varias ocasiones cerca de ser clausurado debido a su avanzado estado de deterioro

El polideportivo de Oñón.

El Ayuntamiento ha tomado una posición sobre el futuro del polideportivo de Oñón. El principal complejo deportivo municipal del casco urbano será remozado. El gobierno local ha encargado a una ingeniería especializada un anteproyecto de lo que sería la reforma integral del equipamiento. El objetivo municipal, que se considera altamente accesible, es sufragar el coste de la actuación con cargo al fondo de recuperación europeo.

Este programa, conocido también como Next Generation UE, es un estímulo dotado con 750.000 millones de euros para repartir de aquí a 2026 entre los 27 Estados que conforman la Unión Europea. A España le corresponderían unos 60.000 millones corresponden a transferencias no reembolsables. A través de esta línea de ayudas el Ayuntamiento planea abordar una actuación que lleva años posponiéndose.

Los usuarios del polideportivo de Oñón han convocado a lo largo de los últimos años varias protestas para denunciar el “abandono” que padece esta instalación municipal. La última movilización fue el pasado mes de marzo, frente al propio equipamiento. La convocatoria estaba motivada, según explicaron sus promotores, “por la falta de mantenimiento de las instalaciones, por la falta de inversión y por la ausencia de respuesta y atención por parte del concejal de deportes del Ayuntamiento de Mieres”.

Las carencias

Las carencias que presenta el polideportivo de Oñón son conocidas desde hace ya bastante tiempo. Para empezar la techumbre de la pista central de la instalación tiene graves problemas de goteras, lo que en ocasiones ha impedido el desarrollo de competiciones oficiales. Los vestuarios están en mal estado, así como otros espacios, como el propio gimnasio. A esto se suman puntuales carencias, como la falta de calefacción sufrida este invierno.

El Ayuntamiento de Mieres barajó en su momento hasta cerrar el polideportivo. De hecho, se negoció con la Universidad de Oviedo la cesión del complejo deportivo del campus. Al no alcanzarse un acuerdo, se decidió mantener abierto el viejo polideportivo. Ahora, según se anunció ayer en sesión plenaria, se apuesta por una reforma integral.

El polideportivo fue construido en 1974, por lo que pronto cumplirá cincuenta años.

Compartir el artículo

stats