Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Quejas por las señales metálicas instaladas junto al lago Ubales

Senderistas y vecinos aseguran que los indicadores, que prohíben el baño, deben ser sustituidos por otros “acordes” con el paraje

Una de las señales que el Principado colocó en el entorno del lago Ubales.

Senderistas y vecinos de Caso han vuelto a mostrar su malestar ante las señales metálicas de prohibición del baño que se instalaron el pasado verano junto al lago Ubales, en pleno parque de Redes, y que siguen sin retirarse a pesar de la polémica que despertaron. El Principado afirmó entonces que los indicadores eran “temporales” y se sustituirían por otros más apropiados y con información sobre el paraje, algo que aún no se ha hecho.

Las señales fueron instaladas por el Principado tras comprobar que no eran pocos los turistas que se bañaban en este lago ubicado a más de 1.600 metros de altitud, a pesar de estar prohibido. Sin embargo, pronto llegaron las quejas de montañeros y senderistas, además de vecinos, que consideraban que era una “aberración”. No criticaban que se colocasen señales de prohibición, sino que las que se colocaron “deberían tener otro formato y emplear otros colores” y ser “más acordes” con el entorno. Las actuales no distan mucho de las que se pueden encontrar en una carretera.

Polémica

El alcalde de Caso, Miguel Fernández, no quiso ayer entrar en polémica con respecto a la idoneidad de las señales. “Me parece muy bien que protesten, pero es que cuando los visitantes comenzaron a utilizar el lago como si fuese una piscina, nadie se asustaba por ello, y la verdad es que es una lástima que haya que poner una señal para que un turista entienda que en un entorno como este no puede bañarse, ya deberían de saberlo”. La gestión del parque corresponde al Principado, así que deberá ser esta entidad la que decida qué hacer con esta señal, ya sea suprimirla o sustituirla por otra menos polémica.

Compartir el artículo

stats