Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Montepío supera el covid: cerró 2021 con más de 850.000 euros de beneficio

Juan José Pulgar dejará la presidencia en junio, tras estar ocho años al frente de la entidad: “Me voy con un alto nivel de satisfacción”

Por la izquierda, Ángel Orviz, Juan José Pulgar, Arsenio Díaz Marentes, ayer, en la sede del Montepío.

El Montepío de la Minería Asturiana ha regresado a la senda de los beneficios tras superar el duro golpe que para la entidad supusieron las restricciones de la pandemia. La infección del coronavirus dejó a la mutualidad muy tocada, pero la recuperación ha sido notable. El balance económico de 2021 deja 858.807 euros de beneficio. La propia institución define el resultado como “histórico”, el mejor desde 2012. Se produce tras “años dificilísimos” y tras un fatídico 2020 en el que solo el Balneario de Ledesma (Salamanca) dejó unas pérdidas de 1,2 millones, quedando a un paso del concurso de acreedores. El buen momento se refuerza con previsiones halagüeñas. La residencia de mayores de Felechosa prevé tener cubiertas en junio la totalidad de sus 220 plazas, con lista de espera por primera vez en sus diez años de historia.

El presidente del Montepío, Juan José González Pulgar, analizó ayer los resultados económicos de la entidad, que da empleo directo a casi 300 personas entre sus distintas sedes y residenciales. Anunció al tiempo su intención de dejar el cargo que ha ostentado en los últimos ocho años. Su sustituto se elegirá en una asamblea que se celebrará el 10 de junio.

Pulgar se puso al frente del Montepío en 2014, con una deuda hipotecaria de 17.147.261. En diciembre de 2021 el desfase era de 11.795.210. Por tanto, se ha amortizado 5.352.051. “Me voy con un alto nivel de satisfacción, por el trabajo colectivo y por haber contado con un equipo muy comprometido, que ha hecho frente a situaciones muy complejas”, explicó ayer Pulgar. Y añadió: “Hemos podido manifestar nuestro pulso vital. Y la limitación de mandatos, en todos los órdenes, ha sido siempre mi opción personal”.

Juan José González Pulgar ha logrado remontar a largo de su etapa al frente del Montepío dos situaciones críticas. La entidad estaba hace una década ahogada en importantes pérdidas. Con el anterior presidente, José Antonio Postigo (imputado en el “caso Hulla” por tener una fortuna oculta de más de 430.000 euros), las cuentas no salían. En 2012, solamente el residencial de verano de Los Alcázares (Murcia) estuvo en positivo (menos de 20.000 euros), mientras que el resto de negocios sumaron unas pérdidas de 1,3 millones de euros, con la residencia de Felechosa en el ojo del huracán, ya que en el año del estreno perdía 900.000 euros.

El año clave de la primera etapa de González Pulgar fue 2016, con un superávit de 417.000 euros. Los años siguientes, las cinco patas del banco (la empresa matriz, Los Alcázares, Roquetas, Felechosa y Ledesma) continuaron dando ganancias. Con la recuperación encauzada, llegó la pandemia y el Montepío regresó a la UCI.

Los responsables de Montepío destacaron ayer que en 2020 “todas nuestras empresas estaban en pérdidas, excepto la residencia de mayores de Felechosa”. González Pulgar recordó que los resultados negativos acarrearon una pérdidas de 1.471.181 euros , “siendo la actividad que nos ofrecía mayor preocupación por su futuro el Balneario de Ledesma, con unas pérdidas de 1.155.539 euros”.

El geriátrico de Felechosa sirve de ejemplo para ilustrar la recuperación del Montepío. La residencia cerró el ejercicio 2021 con los mejores resultados económicos de sus diez años de historia, duplicando las ganancias del año anterior y dejando para la mutualidad un saldo positivo de 333.000 euros. El equipamiento, siempre según los datos hechos públicos ayer por la dirección, experimentó el pasado ejercicio un aumento en la media de residentes en Felechosa, con 181 personas. La cifra de negocio alcanzó los 3 millones de euros. “Y para ello contamos con unas ayudas de compensación por los gastos realizados por PCRs y mediciones de 125.897 euros”, indicó Pulgar.

La residencia de Felechosa cumple este mes de mayo 10 años. “Es un proyecto social de fondos mineros que hemos logrado consolidar pese a todas las dificultades que no hace falta recordar.”, recalcó ayer González Pulgar. El todavía presidente del Montepío antepuso lo humano a los positivos pero fríos números. “No descubro nada después de muchos meses de pandemia si digo que en las residencias los profesionales libran un combate día a día contra el virus”. “Todos somos conscientes del impacto que el virus ha tenido en residencias y por tanto la preocupación diaria que ello nos causaba, el menor resfriado sin importancia de una persona ha pasado a ser motivo de preocupación. Todo ello implica enormes esfuerzos laborales, personales y económicos”.

Motor económico

González Pulgar destacó que la residencia allerana, con su unidad de discapacidad, es un “motor económico” para la comarca, generando un centenar de empleos directos. “Cuenta con profesionales que desarrollan día a día programas sociales y sociosanitarios que cuentan con un gran reconocimiento, ofreciendo potentes servicios terapéuticos, de rehabilitación y acompañamiento, además de participar en proyectos intergeneracionales y de diversa índole”. Pulgar adelantó que actualmente “ya tenemos comprometidos las 220 plazas totales, es decir ocupación al cien por cien, lo que hará que por primera vez la residencia de Felechosa, a partir de junio, tendrá por primera vez lista de espera”.

Compartir el artículo

stats