Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ayuda alimentaria que sale de Morcín ya llega a 18.000 asturianos y 300 refugiados ucranianos

El Banco de Alimentos, con sede en Argame, detecta un descenso de las donaciones por la escalada de la inflación

Pepa Cañada, Irene Agudo y Celia Torío atienden a las explicaciones de una voluntaria del Banco de Alimentos junto a Nicanor García. | Vivas

La invasión de Ucrania por parte de Rusia también ha afectado al Banco de Alimentos de Asturias, ubicado en el polígono morciniego de Argame. Esta entidad, que cada año ayuda a unas 18.000 personas en la región, también ofrece sus servicios desde hace unos meses a unos trescientos refugiados que se han quedado en el Principado. Así lo aseguró ayer su vicepresidenta, Pepa Cañada, durante la presentación de la campaña “Ningún hogar sin alimentos”.

No son buenos tiempos para el Banco de Alimentos de Asturias. Hace unos meses aseguraban que iban a perder el 45 por ciento de los fondos europeos que recibían. Una situación que, dada la actual situación en Ucrania se ha relajado, pero solo durante el presente ejercicio. “Las ayudas se acabarán el año que viene, así que a ver cómo vamos a recuperar. Tendremos que mirar otras vías, llamar a otras puertas, para recuperar parte de las ayudas europeas que no tendremos el año que viene; alguna ayuda tendremos que tener”, apuntó.

A esta reducción de las ayudas europeas se suma el descenso acusado de las donaciones que reciben, que fue de un 60 por ciento en 2020. El problema, como apuntan, “es que no reducimos el número de personas que necesitan nuestra ayuda”. En total, el Banco de Alimentos de Asturias moviliza al año 1,9 millones de kilos de alimentos. Esta cantidad “tenemos que mantenerla como sea, e incluso incrementarla, porque es verdad que hay personas que se están recuperando y abandonan el programa, pero vienen otras”.

Huelga de transportistas

Otro aspecto que ha afectado al Banco de Alimentos de Asturias ha sido la inflación. “Fue de las peores cosas que nos ha pasado, porque la inflación ha ahogado a muchos donantes, que casi están para recibir, no para donar. Y eso ha hecho que bajen las ayudas”. También les afectó, aunque de forma temporal, la huelga de transportes y el desabastecimiento como consecuencia de ello. “Se retrasaban los camiones, pero comer y cenar tenemos que hacerlo todos los días. Las asociaciones reclamaban su reparto, las familias les pedían, pero a nosotros no nos llegaba nada. Teníamos a los voluntarios de brazos cruzados, fue un momento caótico con el almacén prácticamente vacío, afortunadamente pasó y volvimos a recuperar la actividad”.

Cañada aprovechó también para agradecer la labor de los voluntarios. El Banco de Alimentos de Asturias cuenta con 56 voluntarios diarios, a los que se suman otras personas interesadas en colaborar. Además están de aniversario, ya que este año el Banco de Alimentos de Asturias cumple 25 años. Para celebrarlo, han programado un acto que tendrá lugar el 9 de junio en el auditorio Príncipe Felipe de la capital asturiana. “Estamos muy contentos de lo que celebramos porque consideramos que ha sido muy buen trabajo el que hemos hecho”, destacó la vicepresidenta, añadiendo que “yo llego casi hasta los 25 años y para mí es un honor estar tantos años colaborando como voluntaria”.

El Banco de Alimentos de Asturias opera desde el polígono industrial de Argame desde julio de 2017, cuando inauguraron estas instalaciones. La nave en el parque empresarial morciniego, de 2.000 metros cuadrados, ocupa la mitad de la que tenían con anterioridad aunque resulta más que suficiente para albergar sus reservas de alimentos. Además, al ser un espacio más recogido, tampoco precisan del mismo volumen de voluntarios y pueden organizarse mejor. Para poder instalarse en Argame se abordaron una serie de mejoras, como la renovación de sistema de iluminación o la redistribución de los espacios. Para ello también contaron ayudas, como la de la Fundación EDP, que sufragó la nueva instalación de la nave ahorrando una factura de unos 17.000 euros.

Hace dos meses recibieron la visita del presidente del Principado, Adrián Barbón, quien aprovechó este acto para hacer una llamada a la solidaridad para que colectivos y empresas colaboren con el Banco de Alimentos de Asturias. Algo que demandaron también desde la entidad.

La organización, con sede en Morcín, pone en marcha una nueva campaña para recaudar fondos

El Banco de Alimentos de Asturias acogió ayer en Morcín la presentación de la campaña “Ningún hogar sin alimentos” que realiza la fundación “La Caixa” y Caixabank. A este acto acudieron la delegada de la fundación “La Caixa” en Asturias, Irene Agudo; y la directora comercial de Caixabank en Asturias y Cantabria, Celia Torío, quienes tuvieron la oportunidad de conocer las instalaciones de la entidad en el polígono morciniego de Argame. Agudo explicó que “es el tercer año que realizamos esta campaña en la que tratamos de recaudar dinero para los Bancos de Alimentos de España y que arrancamos el próximo lunes para terminarla a finales de junio”. En las convocatorias anteriores se lograron 5,5 millones de euros con los que los Bancos de Alimentos compraron los productos que más necesitaban. Una campaña distinta a la que se organiza en los supermercados donde se recogen directamente los alimentos que las personas donan tras realizar su compra habitual. En esta ocasión, la campaña arranca con un millón de euros que pone directamente Caixabank. “El encadenamiento de las crisis nos hizo pensar que era necesario continuar este año con la campaña porque hay muchas familias que lo están pasando mal”, destacó Agudo. Por su parte, Torío explicó su entidad “pondrá todos sus medios a disposición de la campaña para potenciar esa recaudación económica”. Así, se podrá hacer donaciones directamente en sus oficinas bancarias, pero también a través de la red de cajeros automáticos, en la web e, incluso, haciendo “bizum” al número 14038.

Compartir el artículo

stats