Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El Turón, una cantera de “pibes” dirigida por el entrenador argentino Rodolfo Pereira

El técnico, que entrenó a Ferro Carril Oeste, dirige al alevín del club mierense para homologar su título

Rodolfo Pereira, dando instrucciones a los infantiles del Turón.

El equipo infantil del Turón ha conectado con la más pura tradición del fútbol argentino. Rodolfo Pereira llegó a dirigir en su país natal al primer equipo del histórico Ferro Carril Oeste. Entrenó a jugadores que luego jugarían en la primera división española, como Federico Fazio (Sevilla) o Gonzalo Castellani (Villarreal). Un cúmulo de circunstancias han provocado que ahora enseñe el juego en Turón a niños de 12 y 13 años . “Dame unos meses y alguno de estos chavales seguro que podrá tener proyección”.

Pereira vive el fútbol con enorme pasión y poco parece importarle entrenar a un equipo profesional de la segunda división argentina o a un equipo infantil de las cuencas mineras asturianas: “Me encanta trabajar con gente joven. La formación es mi pasión y ahora estoy muy agradecido al Turón por la oportunidad que me han dado”. Podría decirse que está sobrecualificado para dirigir a juveniles de la tercera división asturiana. Se retiró del fútbol muy joven, con apenas 19 años. “Uno sabe cuándo no tiene las cualidades necesarias y, en mi caso, decidí tomar otro camino y formarme”, apunta con humildad.

Comenzó entonces como preparador físico, para luego dar el salto a la dirección técnica. “Ascendí poco a poco desde las categorías menores del Ferro Carril Oeste hasta poder entrenar al primer equipo”. Abordó el proceso de ascenso personal según la filosofía de su maestro, Carlos Griguol, icono del fútbol argentino recientemente fallecido. “Carlos Griguol y el profe Luis María Bonini son quienes me han guiado y me han marcado en lo profesional y en lo personal”.

Rodolfo Pereira ha pasado de entrenar a jugadores por los que se han pagado traspasos de seis millones de euros a apadrinar a los jóvenes valores del Turón. El argentino llegó a Asturias en octubre de 2020, en plena pandemia. “Quería intentar crecer profesionalmente y cambiar de vida”. Se encontró con un problema. Necesitaba convalidar su titulación. Cuenta con la licencia Pro Conmebol “que es lo máximo en América”, pero aquí equivale al Nivel 2.

Para alcanzar el máximo nivel en Europa tenía que hacer seis meses de prácticas: “Envié decenas de peticiones”. Sorprendentemente, la llamada solo fue respondida desde Turón: “Estoy encantado y mi intención es poder quedarme el año que viene para acabar el trabajo con estos chicos”, señala Pereira. Ahora bien, a medio plazo tiene mayores ambiciones. “Me encanta la formación y me gustaría entrar en el proyecto de cantera de algún club relevante, aunque tengo ya 55 años y estoy en el momento perfecto para asumir el mando de un cuadro profesional”, explica el técnico.

Los chicos

De momento, en Turón están encantados con las “lecciones” que el “profe” argentino imparte en el viejo Fernández Felgueroso. “Para nosotros es un lujo poder contar con una persona de semejante trayectoria. Para los chicos es una gran oportunidad”, explican los directivos. Pereira entrena dos días a la semana en Turón. Lo hace con la misma ilusión con la que lo haría si ocupara el banquillo del Sporting o del Oviedo. “El fútbol es mi pasión. Soy muy metódico y lo primero que hice fue alargar los entrenos, hasta las dos horas”. “Con trabajo, siempre es posible llegar arriba”, sentencia.

Compartir el artículo

stats