Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La fórmula para salvar al urogallo: sueltas “en familia” de aves criadas en cautividad

El método polaco se probará en el centro de cría León, pero no en el de Redes | Los pollos se liberan con la madre para eludir a los predadores

La fórmula para salvar al urogallo: sueltas “en familia” de aves criadas en cautividad

Uno de los principales problemas para la supervivencia del urogallo a la hora de soltarlo en el medio natural, tras ser criado en cautividad, es la falta de arraigo a un espacio delimitado, provocando que efectúe continuos desplazamientos que facilitan su predación. Así lo afirmaban recientemente desde la Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial para explicar las frustradas sueltas realizadas por el centro de cría de Redes. La estimación es que quedan unos 60 urogallos en Asturias, 16 de ellos en cautividad en el complejo de Sobrescobio que, de momento, no está evaluando la liberación de más aves.

Sin embargo, existe un modelo exitoso desarrollado en Polonia y denominado “Born to be free”, en el que los pollos jóvenes son liberados junto a sus madres, evitando la dispersión. Este método no se utilizará, al menos de momento, en Sobrescobio, pero sí en el nuevo centro de cría puesto en marcha en la vecina provincia de León. Así lo asegura Felipe González, miembro del grupo de trabajo del urogallo cantábrico en SEO/Birdlife, quien también expuso que el centro coyán “no ha dado los resultados esperados”.

González asegura que de “lo que se trata ahora es de copiar lo que funciona, la experiencia de los polacos, que han dado con la clave para asegurar la supervivencia de los urogallos, primero cuando nacen y después cuando son liberados en el medio natural”. Este modelo ya se conoció en 2017, “y fue cuando nos dimos cuenta de que el centro de Sobrescobio tenía carencias para desarrollar este programa con garantías”. El experto señaló que, en el caso del urogallo, el trabajo “no es fácil, porque muchas veces el conocimiento se adquiere sobre la marcha”.

En el caso del modelo polaco hay que tener en cuenta “la instalación, su diseño y aspectos de tipo veterinario para saber cómo manejarlos y cómo alimentarlos. Y luego la clave está en la supervivencia cuando se liberan”. Aquí, el experto explicó que el proceso se produce soltando a los ejemplares jóvenes junto a sus madres. “Eso asegura que no se producen dispersiones y aumenta la supervivencia”. Eso sí, González apuntó que, en el caso del urogallo, “es obligado contar con un número de aves cautivo, porque el urogallo es una especie difícil. De hecho se han conseguido resultados muy pobres después de 40 años de cría en cautividad”.

Por su parte, el presidente del Fondo para la Protección de los Animales Salvajes (Fapas), Roberto Hartasánchez, fue muy crítico con el trabajo desempeñado en el centro de cría de Sobrescobio. “Si dicen que han conseguido sólo 16 pollos me parece una tomadura de pelo, el proyecto es un fracaso absoluto”, subrayó. Hartasánchez también fue muy crítico sobre cómo se está llevando a cabo el proyecto, haciéndolo “sin informar de nada en absoluto, y me consta que en Castilla y León tampoco tienen información sobre lo que se está haciendo allí; lo están haciendo todo con un secretismo enorme y sin participación de la ciudadanía”. Tampoco le da crédito a las últimas informaciones ofrecidas al respecto por el propio consejero Alejandro Calvo. “En materia de conservación carecen totalmente de credibilidad”.

Explicaciones

En las explicaciones a las que hacía alusión Hartasánchez, el Consejero aseguraba que sólo 16 de las 102 aves que habían nacido en el centro de cría del urogallo del parque de Redes habían conseguido sobrevivir. También daba cuenta Calvo de que “aún no se ha conseguido la producción suficiente de individuos para su liberación en el medio natural, pero constituye una buena reserva genética con individuos de las zonas occidentales y orientales”.

En la última década, el Principado ha destinado 590.000 euros para los trabajos relacionados con la conservación de la especie, sin contar el mantenimiento del centro de Redes.

Compartir el artículo

stats