Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Santaclara, el hijo silencioso de Morcín

El creador de la Fundación Siloé, que hoy será reconocido por su concejo en La Foz, nunca ha buscado los premios pese a su ingente labor

José Antonio García Santaclara, junto a las capillas del Monsacro. | Fernando Delgado

Hijo adoptivo de Gijón, Medalla de Plata del Principado de Asturias y premio “Colmena de Oro” a la solidaridad de la sociedad Humanitarios de Moreda (Aller). Esos son algunos de los reconocimientos que ha tenido el sacerdote José Antonio García Santaclara, creador de la Fundación Siloé, y morciniego de nacimiento. Sin embargo, todavía faltaba el reconocimiento de su pueblo, algo que será una realidad en el acto que se celebrará hoy en el edificio de servicios múltiples de La Foz de Morcín a las siete de la tarde. García Santaclara será nombrado como hijo predilecto del concejo. Además, no estará solo, sino que compartirá protagonismo con el colaborador de LA NUEVA ESPAÑA, Fernando Delgado, que será nombrado cronista oficial.

Si algo define a García Santaclara es su ejemplar labor y extensa trayectoria de solidario compromiso con los más desfavorecidos de la sociedad. Así lo reconoció por unanimidad el Ayuntamiento de Morcín, que contó con el apoyo de una veintena de colectivos sociales. Los impulsores del nombramiento fueron los miembros de la asociación “Vestigia”. Su presidenta, Nati Torres, destacó ayer que el homenajeado “ha adquirido un buen número de méritos a lo largo de su vida, es un ser humano excepcional, entrañable, y a nuestro equipo de investigación lo ha apoyado desde el primer momento”. Destacó, además, que García Santaclara “es un guía espiritual, psicológico, tiene los pies bien puestos en la tierra y cuenta con un importante aperturismo de pensamiento, estoy convencida de que nunca podrá dejar a nadie desamparado”. Unas palabras que comparte también Pablo Puente, director de la Fundación Siloé. “García Santaclara es toda una institución en Asturias, tanto a nivel de ONG como de atención a menores y adultos en situación de vulnerabilidad, con más de 44 años dedicándose exclusivamente a ello”, apunta. Puente también señala que, “aunque es sacerdote, yo lo definiría como un cura laico, ya sé que es como una contradicción, pero es que más que religioso, es espiritual e integrador, no está pegado a la ortodoxia religiosa”. Como persona, el director de la Fundación Siloé considera que García Santaclara “es muy cercano, muy social y muy preocupado por el tema de la justicia social y las personas que lo pasan mal, por los que no tienen posibilidades, y lo ha sido así toda su vida”. Por último, aseguró que “es una persona muy conocida y querida por muchos en Asturias, con mucho carisma y eso ha ayudado a continuar y a abrirse camino en el Principado”.

Otra persona que conoce muy bien a García Santaclara es Agustín Hevia Ballina, Archivero de la Catedral, quien asegura que su compañero sacerdote “ha implantado unas formas nuevas de hacer la caridad, buscar medios e integrar a aquellos que lo necesitan”. Sobre su forma de ser, Hevia Ballina considera que “es humano, asequible, abierto, amigo de todos y querido por todos, sobre todo por su manera de ser”.

Cronista

A la hora de reconocer la figura del fundador de la Fundación Siloé tampoco podía faltar el cronista oficial de Morcín, con el que compartirá hoy protagonismo en La Foz. Fernando Delgado quiso destacar que García Santaclara “es un ser humano excepcional, muy comprometido con los demás y con la labor solidaria con los más desfavorecidos”. Además, realiza esta labor “sin meter ruido ni buscar premios, a pesar de que hace una labor muy importante, en su tarjeta de visita pone ‘ciudadano del mundo’, pero también está muy comprometido con el concejo, este reconocimiento es una deuda del concejo”.

Compartir el artículo

stats