Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La residencia del Montepío cumple diez años, en los que pasó de perder un millón a ganar 333.000 euros

El complejo, que empezó con abultadas pérdidas, ha mejorado su gestión y ya es buque insignia de la mutualidad: tiene 181 usuarios de media

Residentes viendo al grupo de baile “Les Ayalgues”, en el complejo residencial. | M. M. A.

La residencia de Felechosa cumplió ayer diez años. Un tiempo en el que el gran proyecto del Montepío de la Minería ha pasado de ser un problema para las cuentas de la entidad a todo un ejemplo de gestión: si en su primer año completo de funcionamiento tuvo unas pérdidas cercanas a los 900.000 euros, ahora, en su décimo aniversario, es la “joya de la corona” de la mutualidad: en 2021 obtuvo unos beneficios de 333.000 euros. Para celebrar su cumpleaños, ayer se organizó una gran fiesta en el residencial, en el que estuvieron los usuarios y sus familias, que disfrutaron de todo tipo de actividades culturales, musicales y gastronómicas a lo largo de la jornada.

Ramiro Fernández, en su charla de ayer a los usuarios. | M. M. A.

Hace solo una semana, el Montepío hacía públicos sus resultados anuales. Dentro de la tónica de recuperación del año 2021 –en 2020, con la llegada de la pandemia, solo el balneario de Ledesma dejó unas pérdidas de 1,2 millones–, el ejercicio destacó por el despegue en la rentabilidad de la residencia allerana. Duplicó los beneficios del año anterior, dejando en la mutualidad un saldo positivo de 333.000 euros. El equipamiento, según los datos del Montepío, experimentó el pasado ejercicio un incremento en la media de residentes, llegando a las 181 personas. La cifra de negocio superó los 3 millones de euros. Juanjo Pulgar, presidente del Montepío que dejará en breve el cargo, recalcó el carácter social de este proyecto, que “logramos consolidar pese a todas las dificultades que no hace falta recordar”. El complejo es ahora “un motor económico” para la comarca.

La jornada comenzó con una charla a cargo del psicoesteta allerano Ramiro Fernández, que habló sobre “motivación y autocuidado”. A continuación hubo actuación del grupo de baile “Les Ayalgues”, puya’l ramu y música con la Banda de Gaitas “El Gumial”. Hubo un menú especial para los residentes (sopa de marisco, cordero xaldu y panchón), que pudieron estar acompañados de sus amigos y familiares. Ya por la tarde, más música con la acordeonista Cristina Fernández y los cantantes Luis Miguel “El Charro moredense” y Jessy Piñeiro.

Compartir el artículo

stats