Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Cuencas podrían tener más redes de geotermia gracias a los “pozos cerrados”

La secretaria de Energía anuncia en Mieres que el Estado financiará con 100 millones los sistemas de climatización alimentados con renovables

Gregorio Rabanal, segundo por la derecha, explica a la secretaria de Estado Sara Aagesen, a su derecha, la red de geotermia que Hunosa puso en marcha en Mieres. | Hunosa

La secretaria de Estado de Energía, Sara Aagesen, eligió ayer el campus universitario de Barredo, en Mieres, para anunciar la puesta en marcha de una línea de ayudas dotada con 100 millones de euros para proyectos de redes de calor y frío de más de un megavatio de potencia, alimentadas con energías renovables. En el mismo acto, Hunosa anunció que tiene previsto ampliar sus redes de geotermia, ya existentes en Mieres y Langreo. “Tenemos más pozos cerrados. A medida que el agua alcance el nivel óptimo, seguirá creciendo la geotermia”, apuntó el presidente de la empresa pública, Gregorio Rabanal.

Aagesen apuntó que, “por su singularidad”, Mieres y toda Asturias “tendrán una puntuación adicional”. Esto se debe a que la región está considerada territorio de “transición justa” y, ya que las ayudas hechas públicas ayer por el Gobierno serán concurrencia competitiva, los proyectos que salgan del Principado tendrán más puntos que otros “en igualdad de condiciones técnicas”. La secretaria de Estado está segura de que Hunosa optará a estas ayudas “porque ya nos han comunicado una cantidad muy variada de proyectos relacionados con la geotermia y los pozos mineros”. Aagesen destacó cómo las redes de geotermia de la compañía energética “son un ejemplo de innovación, de cómo maximizar las energías renovables y de cómo se asocia la empresa a un territorio”. Lo dijo en el salón de actos del edificio de investigación del campus de Mieres, que se alimenta de la red de calor del antiguo pozo Barredo.

El presidente de Hunosa, Gregorio Rabanal, explicó cómo a principios de siglo “a un grupo de visionarios de Hunosa se les ocurrió que se podía utilizar el agua de inundación del pozo Barredo, ya cerrado, para crear una red de calor, y a muchos aquello nos sonaba a chino, pero con el tiempo se ha convertido en la mayor red de geotermia de España, todo un éxito”. Tanto que Hunosa ya ha puesto en marcha otra red de calor en Langreo, con el agua del pozo Fondón, y está en proyecto una tercera fase tanto en Mieres como en Langreo alimentadas con calderas de biomasa. “Sin excluir la repotenciación de ambos circuitos con las plantas de hidrógeno renovable que queremos construir aledañas a las instalaciones de geotermia”, detalló Rabanal, que además avanzó que “como tenemos más pozos mineros cerrados, en la medida que el nivel del agua de inundación vaya alcanzando el nivel óptimo para plantear redes de calor, seguirá creciendo la geotermia”.

Sara Aagesen, que elogió el trabajo de Hunosa, insistió en que la transición energética “va a generar muchísimas oportunidades en Asturias”. Volviendo a las ayudas, que pretenden lograr 200 megavatios de potencia conjunta, apuntó que “no es una cuestión de tamaño, ya que los se trata de potenciar las redes de calor y frío de más de un megavatio por lo que no tendrán prioridad las más grandes frente a las más pequeñas, lo que se tendrá en cuenta serán los requisitos técnicos, económicos, sociales y ambientales”, subrayó.

Aagesen también quiso aprovechar su visita a Mieres para recalcar que España “va en fecha” en la tramitación de los proyectos que se presentarán a los fondos de transición justa de la UE. “Me sorprenden las noticias de quejas de empresarios y colectivos empresariales asturianos, porque se está trabajando muy bien para tenerlo todo listo para finales de año, que es la fecha que nos ha puesto la Comisión Europea”. “Tendremos los 263 millones para Asturias en la planificación que debe estar presentada a finales de año”, subrayó.

Compartir el artículo

stats