Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El acusado de acoso laboral a una compañera del Ayuntamiento de Langreo niega los hechos

El hombre rechaza que le dijera que “las mujeres solo valen para follar y para fregar”, como sostiene la Fiscalía, que pide un año de cárcel

El cementerio de Sama, en Langreo FERNANDO RODRIGUEZ

El trabajador municipal de Langreo acusado de acosar laboralmente a una compañera del servicio de cementerios negó ayer los hechos, según indicó su abogado, José Carlos Botas, al término de la primera sesión del juicio, que se prolongará tres días más. El Ministerio Público pide para el hombre, como presunto autor de un delito contra los derechos fundamentales en concurso con el delito contra la integridad moral, la pena de un año de cárcel, una orden de alejamiento de tres años de duración, multa de 1.620 euros y el pago a la víctima de 3.000 euros en concepto de indemnización por daños morales.

La trabajadora se incorporó al Ayuntamiento de Langreo el 12 de junio de 2018, a la sección de cementerios municipales. Era la única mujer y ya, desde un principio, su presencia en el departamento no fue muy bien recibida por el resto de los empleados, todos varones, que ya manifestaron en un primer momento que no querían “a una mujer” allí, indicó la Fiscalía. No obstante, con el tiempo, la relación fue poco a poco mejorando, excepto con el acusado, que “casi a diario” y cuando la mujer se encontraba presente, repetía insistentemente: “las mujeres son unas putas, solo valen para follar y para fregar”. En una ocasión, el acusado se cruzó con una compañera del servicio de jardinería, a la cual no conocía de nada y manifestó: “mira a esa, otra puta que quería venir a Cementerios, menuda hija de puta”, señala Fiscalía.

Además, el 14 de marzo de 2019 , cuando la trabajadora del servicio de Jardinería iba en compañía de la trabajadora de cementerios por el pasillo de la nave de los vestuarios, se encontraron con otro compañero que estaba inicialmente en cementerios y que, al verlas, dio una patada a la puerta, teniendo que apartarse ambas para evitar que les golpease. Al pasar entre ellas, golpeó fuertemente con su hombro el hombro derecho de la empleada de jardinería, que “previamente se había apartado, sin ocasionarle menoscabo corporal alguno”, según apunta la Fiscalía. Existe un principio de acuerdo para que este segundo acusado –representado por el letrado Félix Guisasola y para el que la Fiscalía pide una multa de 360 euros– pacte una conformidad.

No ocurrirá lo mismo con el acusado principal, que no tiene previsto buscar un acuerdo, según indicó tras la vista José Carlos Botas: “Niega que hiciera nunca esos comentarios. Además, hubo dos pruebas periciales de psicólogos forenses que ven manifestaciones contradictorias entre las dos denunciantes y que no tenían ese estrés del que hablaban”.

El juicio proseguirá el viernes con los testimonios de los testigos, entre ellos trabajadores del Ayuntamiento. El lunes habrá una nueva sesión y está previsto que el proceso finalice el miércoles con los informes.

Compartir el artículo

stats