Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La subida del precio de la energía le cuesta al Ayuntamiento de Mieres 1,7 millones

El Pleno aprueba una modificación presupuestaria para hacer frente al aumento de facturas: algunas se triplicaron desde finales del año pasado

Panales solares de la piscina municipal de Vega de Arriba.

El Ayuntamiento de Mieres aprobó ayer una importante modificación presupuestaria para hacer frente a la subida generalizada de los precios relativos al suministro energético. El incremento de los costes de luz, gas y combustibles dentro del ámbito de los servicios municipales ya se puede cuantificar. El desfase sobre las previsiones de gasto supera los 1,7 millones de euros.

La modificación presupuestaria aprobada ayer por el Pleno asciende a 1.750.000 euros. Una pequeña parte de esta cuantía será destinada a las áreas como Juventud y Servicios Sociales, pero se trata de cubrir partidas que ya fueron desviadas previamente para dar respuesta a los gastos energéticos. Es decir, directa o indirectamente el Ayuntamiento de Mieres ha tenido que modificar sus cuentas económicas para destinar más 1,7 millones al pago de gastos de suministro energético.

El aumento de los costes afecta transversalmente a todos los servicios municipales. El Ayuntamiento tiene que hacer frente al abastecimiento de combustible de su flota de vehículos y al suministro de calefacción y luz a todos los equipamientos municipales, incluida la red de colegios del concejo.

La inflación alcanzó a nivel nacional en febrero su nivel más alto en 35 años al situarse en el 7,6%, dos décimas por encima de la estimación avanzada previamente por el Instituto Nacional de Estadística (INE) y 1,5 puntos superior al dato interanual de enero. El encarecimiento de la llamada “cesta de la compra” también afecta notablemente a las administraciones públicas. En Toda Europa la escalada sin precedentes de los precios de la electricidad, el gas y los carburantes en los últimos meses está llevando a empresas y hogares a pensárselo dos veces antes de consumir y a aplicar medidas de ahorro para atajar cualquier gasto que no se considere imprescindible. Con este tipo de prácticas de consumo frugal se logra reducir unas facturas que se han disparado en respuesta al encarecimiento de los combustibles fósiles en los mercados internacionales. aún sin medidas de racionamiento a nivel de la Unión Europea.

El ahorro

En el caso de las administraciones públicas el ahorro pasa por mecanismos que lo convierten en una medida inaplicable. Los servicios públicos demandan una serie de gastos fijos que se han disparado en los últimos meses. Los responsables municipales ponen algún ejemplo. La residencia de mayores “Valle del Caudal” ilustra la situación actual. Siempre según los daros facilitados por el gobierno local, entre los meses de diciembre de 2020 y y enero de 2021 el sostenimiento energético del geriátrico municipal supuso hacer frente a una factura de 3.200 euros. Tomando como referencia el mismo intervalo de tiempo a salto entre 2021 y el actual 2022, el balance del incremento de la tarifa se traduce en un coste de 10.600 euros, es decir, el triple que hace un año.

Teniendo en cuenta que el actual presupuesto del Ayuntamiento de Mieres es de 39 millones, la modificación presupuestaria que acaba de aprobarse significa reasignar a gasto energético el 4,5 por cuento de la previsión de gasto total del Consistorio para el actual ejercicio económico.

Compartir el artículo

stats