Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El caso de los huesos hallados en Mieres se investiga sin descartar “ninguna hipótesis”

La Guardia Civil mantiene abiertas todas las líneas de investigación hasta disponer de análisis forense de los restos, que tienen más de ocho años

La finca donde aparecieron los restos, justo por encima de Los Pontones. | D. M.

La investigación sobre el hallazgo de una bolsa con huesos humanos en Mieres permanece supeditada al diagnóstico forense. Los restos hallados en una finca abandonada próxima a la localidad de Los Pontones se encuentran en el Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Oviedo y los resultados de datación tardarán varios días en conocerse. Fuentes próximas al caso han trasladado a este diario que, según todos los indicios, el esqueleto en ningún caso tendría menos de entre siete u ocho años de antigüedad.

La Guardia Civil ha dejado abiertas “todas las hipótesis y líneas de investigación, sin cerrar ninguna de ellas”, según han confirmado fuentes del cuerpo. Ahora bien, de momento no hay indicios ni sospechas que liguen los huesos con algún crimen sin resolver. A la espera de que los resultados de los análisis arrojen datos concretos sobre los restos, las primeras pesquisas apuntan a que puedan tener su origen en alguna sepultura. Veteranos agentes judiciales consultados por este diario señalan que la hipótesis más plausible es que el origen de la osamenta sea de fuera del concejo. Aun así, subrayan la necesidad de esperar a conocer el resultado del estudio forense y de las investigaciones de la Guardia Civil.

Si bien inicialmente la posibilidad de que los restos provengan de algún tipo de osario no controlado parece la más factible, la Guardia Civil subrayó ayer que no está descartada ningún tipo de hipótesis. En el supuesto de una muerte violenta, lo que está corroborado es que no sería reciente. Las primeras observaciones preliminares, siempre según fuentes próximas al caso, apuntan a un mínimo de entre siete u ocho años. Podrían ser bastante más tiempo.

El hallazgo realizado por un vecino de Los Pontones ha desembocado en un río de especulaciones. Desde el pasado miércoles en el valle de San Juan los más veteranos recuerdan a dos mujeres desaparecidas en 1984 y 1990, respectivamente. Una era de Santo Emiliano y la otra de Los Quintanales. Uno de los casos generó tal turbación que acabó en los contenidos del programa de televisión “¿Quién sabe dónde?”, entonces un fenómeno de masas que reunía semanalmente ante la televisión a más siete millones de personas. Ambas mujeres no aparecieron nunca. Tanto los vecinos como los investigadores ven muy improbable que haya relación con el caso actual.

Los restos fueron encontrados el pasado miércoles en el interior de una bolsa de plástico. Se encontraban parcialmente ocultos entre la maleza, aunque sin llegar a estar enterrados. El vecino que los halló había accedido a la finca en busca de varas de avellano y mientras rebuscaba entre la frondosa vegetación encontró el saco. Lo abrió y dentro en encontró el esqueleto, que rápidamente identificó como de origen humano, dando aviso a la Guardia Civil.

A la zona se desplazó un equipo del servicio judicial de la Guardia Civil de Mieres. Posterior acudió la autoridad judicial de guardia para decretar el levantamiento del cadáver.

La zona

El punto del hallazgo no está muy alejado de la carretera general de Santo Emiliano, justo antes del pueblo de Los Pontones. El acceso es complicado debido a la abundante vegetación, tanto baja como arbolada. Fuentes próximas a la investigación aseguran que el cráneo encontrado presentaba lo que podría definirse como una hendidura. No obstante, las citadas fuentes señalan que el avanzado estado de deterioro de los restos aconseja no adelantar ningún tipo de suposición al respecto. Entre los vecinos extraña que el cuerpo haya podido estar años y años en el lugar en que fue encontrado sin que nadie lo viera previamente. “Es una zona con vegetación, pero hay pistas ganaderas alrededor”, señalan los residentes en la zona.

Compartir el artículo

stats