Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Solo tres estaciones, entre ellas Pajares, estrenarán telesillas la próxima campaña

El telecabina del complejo lenense se unirá así a los desembragables de seis plazas que se instalarán en Baqueira-Beret y Sierra Nevada

Usuarios de Valgrande-Pajares, tomando el telesilla del Brañillín, que será sustituido por el nuevo telecabina. | LNE

La próxima temporada de esquí solo habrá, a priori, tres estaciones en España que cuenten con nuevos telesillas. Tres instalaciones históricas, en las que se ha colado una asturiana: Valgrande-Pajares. Las otras son dos de los complejos con más solera y más grandes del país: Baqueira-Beret (donde habitualmente esquían los Reyes de España) y Sierra Nevada. En una época en la que las inversiones se han reducido a causa de los problemas económicos generados por la pandemia y la invasión de Ucrania, Asturias ha demostrado su apuesta por la estación lenense.

El de Pajares será, de los cuatro nuevos remontes, el único que será un telecabina. La inversión global de modernización de la estación lenense es de 9,7 millones, ya aprobados por el Principado, de los que más de la mitad (5,8 millones) irán destinados a la instalación de la nueva columna vertebral de la estación.

El telecabina de Pajares tendrá una longitud de 1.466 metros, en los que salvará un desnivel de 358 metros. La salida se instalará muy próxima a la del actual telesilla Brañillín, cuya estación base será reubicada en la zona intermedia, acortando así su recorrido, en otra de las fases del plan de mejora. El nuevo remonte tendrá una capacidad de transporte de 1.800 personas a la hora, y tendrá una velocidad de seis metros por segundo. Las cabinas, que pueden superarán la treintena, tendrán capacidad para 10 personas cada una. Además, el tiempo o de viaje entre la base y la zona alta del complejo será de poco más de cuatro minutos, cuando ahora superaba los quince, lo que será un gran aliciente para los usuarios y los potenciales turistas a captar por la Valgrande-Pajares en este proyecto de impulso.

En el caso de Baqueira-Beret, en el Pirineo catalán, se instalará un remonte desembragable con una inversión de 5,7 millones de euros. Tendrá una longitud de más de dos kilómetros para salvar un desnivel de 625 metros, y contará con casi un centenar de sillas de seis plazas con las que transportar a 2.400 personas a la hora. El tiempo de viaje será de 7 minutos.

En Sierra Nevada, la apuesta de sus gestores es la de instalar dos nuevos remontes, ambos telesillas desembragables de seis plazas, con los que van a sustituir dos telesillas de pinza fija Emile Allais (montado en 1987) y el Veleta II (1985), con el objetivo de reducir esperas y mejorar el servicio a sus usuarios. Ambos remontes suman una longitud de 1.400 metros, y si el primero podrá transportar a 3.250 personas a la hora, el segundo, algo más largo, se quedará en 2.500 usuarios a la hora.

Compartir el artículo

stats