El Ecomuseo de Samuño y el Musi deben superar las 27.500 visitas al año para no perder fondos

Las bases que regirán la concesión de la gestión conjunta fijarán que el tren minero tiene que llegar a 23.000 entradas y el centro felguerino a 4.500

Visitantes ante la casa de máquinas del pozo San Luis de La Nueva. | Juan Plaza

Visitantes ante la casa de máquinas del pozo San Luis de La Nueva. | Juan Plaza / E. Peláez

Las bases que se elaborarán para que una entidad se haga cargo de la gestión conjunta del Ecomuseo Minero “Valle de Samuño” y del Museo de la Siderurgia (Musi) de Asturias reflejarán que si el número de visitantes anual baja de los 23.000 en el primero y de 4.500 en el segundo se reducirán las aportaciones que reciba por parte de los titulares de los equipamientos. Así consta en el estudio de viabilidad económico-financiera de la concesión de la gestión conjunta redactado por el Ayuntamiento de Langreo.

Este documento sitúa las entradas al Ecomuseo minero en alrededor de 25.000 y al Musi en unas 5.000. Considera que “una adecuada gestión y publicidad” pueden mejorar esas cifras en el caso del tren turístico. Sin embargo, el Museo de la Siderurgia, recoge, “presenta mayores dificultades para la atracción de visitantes, siendo esta una de las causas del planteamiento de su explotación conjunta”.

Destaca además el informe que el aprovechamiento de las instalaciones de hostelería y venta vinculadas a las actividades principales “pueden ser un importante aspecto para lograr una explotación atractiva de los equipamientos”.

El Ayuntamiento da este paso para una gestión conjunta de ambos equipamientos culturales al finalizar el contrato de gestión del Ecomuseo de Samuño, que depende del Ayuntamiento, a lo que se une la resolución del contrato de explotación del Musi, cuya titularidad es de la Fundación “Museo de la Siderurgia”, creada por el Consistorio, al que ha encargado la licitación y control de la gestión de la instalación.

Considera el informe que la gestión conjunta de ambos museos es “viable”. Refleja además el número mínimo de trabajadores para los dos equipamientos, que son nueve. Habrá un responsable de explotación, un gestor cultural y museístico, tres guías turísticos, un auxiliar de guía, dos personas para la recepción y un maquinista para el tren minero. Los costes salariales mínimos serían de 168.000 euros. En total, los gastos a los que tendría que hacer frente el concesionario del Ecomuseo Minero “Valle de Samuño” y del Musi ascenderían a 316.000 euros, indica el informe, que refleja que la aportación de los titulares de los equipamientos se situaría en torno a los 170.000 euros. A ello habría que sumarle que percibiría el dinero recaudado con las entradas y con la venta de souvenirs y los ingresos de la cafetería.

El equipo de gobierno socialista defiende que una sola entidad se encargue de explotar ambos equipamientos con “una visión global”. El tren minero lleva en funcionamiento desde 2013 y es el principal equipamiento de atracción turística del municipio. El visitante viaja en tren por una galería minera desde la estación de El Cadavíu hasta el pozo San Luis de La Nueva. Ya en la explotación minera, desde el embarque de la primera planta se asciende en un ascensor a través de la caña del pozo. En 2019 llegó a los 27.310 visitantes. En estos últimos años, las restricciones vinculadas a la pandemia, que obligaron a cerrar el equipamiento varios meses y el resto a establecer reducciones de aforos, han rebajado sus números.

El Museo de la Siderurgia fue inaugurado en 2006 en un espacio, el antiguo refrigerante de la factoría de Duro, que fue concebido inicialmente como centro de recepción de un futuro museo más amplio. Pero esos planes no fueron ejecutados y la superficie destinada a la exposición no ha aumentado en los últimos años.

Suscríbete para seguir leyendo