Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La rehabilitación del polideportivo de Oñón requiere de una inversión de tres millones

Mieres solicita fondos europeos para afrontar la reforma interior y exterior de unas instalaciones que tienen más de medio siglo de uso

El polideportivo de Oñón, en Mieres. | A. Velasco

Cuatro son los polideportivos que existen en el casco urbano de Mieres. Y de ellos, hay uno que ya peina canas: el de Oñón. Más de medio siglo contempla a estas instalaciones, que ya presentan esos pequeños achaques de la edad que requieren de algún tratamiento que le haga recuperar la salud. Y para ello, el Ayuntamiento de Mieres ha preparado un proyecto de reforma integral, con un coste de tres millones de euros para que el centro deportivo mierense vuelva a recobrar la forma.

El gobierno local explicó que ha presentado el proyecto de reforma integral del vetusto polideportivo al Programa de Impulso a la Rehabilitación de Edificios Públicos (PIREP local), una convocatoria enmarcada dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. En concreto, el Ayuntamiento ha presentado este proyecto con el objetivo de “conseguir fondos europeos para llevar a cabo una intervención integral en el que es uno de los equipamientos deportivos más importantes del concejo y que, tras más de 50 años de uso, presenta importantes deficiencias que tienen que ser subsanadas y que requieren de una actuación global”. Así, la inversión prevista asciende a 3 millones de euros con el objetivo de intervenir en todo el edificio –interior y exterior– revitalizándolo y adecuándolo a las necesidades los usuarios.

Durante los últimos años, el polideportivo de Oñón ha sufrido diferentes problemas, especialmente relacionados con la condensación y las humedades. Estos inconvenientes han llegado incluso a paralizar partidos de competiciones nacionales, teniendo que ser trasladados a otros enclaves del casco urbano, como los centros de Mieres Sur, Visiola Rollán o incluso el polideportivo universitario del campus de Barredo.

El proyecto prevé, entre otras actuaciones, una intervención completa en la envolvente del edificio, dotando las cubiertas de gran aislamiento, además de generar una superficie de madera en el techo de la pista deportiva que permita, por ejemplo, acabar con la reverberación acústica. En cuanto a las fachadas, se actuará en el ámbito de la eficiencia energética, reduciendo pérdidas térmicas y utilizando materiales higroscópicos y fonoabsorventes que optimizarán el espacio para la práctica deportiva. Además, explicaron desde el Ayuntamiento, la digitalización permitirá el control térmico y lumínico de las renovadas instalaciones. En cuanto al interior, se plantea una intervención también completa creando un equipamiento totalmente accesible, con nuevas distribuciones para aprovechar el espacio.

“Se trata, en definitiva, de una rehabilitación integral que haga posible revitalizar el edificio tras tantos años de uso creando un equipamiento adecuado a las necesidades existentes y poniendo fin a los problemas que presenta en estos momentos”, aseguraron desde el gobierno local.

Compartir el artículo

stats