Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La red de geotermia del pozo Fondón será ampliada y llegará a otros cuatro edificios

Hunosa encargará el proyecto de la segunda fase, en la que se instalarán calderas de biomasa en la antigua explotación minera de Sama

Instalaciones de la red de geotermia en el pozo Fondón. Fernando Rodríguez

Hunosa ha puesto en marcha los trámites para ampliar la red de geotermia de agua de mina del pozo Fondón. En esta segunda fase se incorporará la biomasa y permitirá proveer de calefacción y agua caliente sanitaria a otros cuatro edificios de La Felguera. El pasado mes de mayo entró en servicio la red de calor, que llega a cinco construcciones.

La compañía estatal realizó un estudio de la demanda térmica de los edificios ubicados en el entorno del pozo Fondón, ubicado en Sama, y apunta a cuatro “principales candidatos”. Son el Centro Integrado de Formación Profesional de Comunicación, Imagen y Sonido de Langreo (CIFP Cislan), el colegio público Eulalia Álvarez, el campo de fútbol de Ganzábal y un edificio de viviendas de la calle Manuel Suárez.

El proyecto costará 1.141.948 euros, según las estimaciones de Hunosa. Para llevarlo a cabo cuenta con una subvención de los fondos Feder (Fondo Europeo de Desarrollo Regional) de 490.744 euros. La compañía estatal ha puesto en marcha un concurso para la redacción del proyecto de la segunda fase de la red de calor del pozo Fondón, que incluye la dirección de la obra. Para la ampliación se instalará un sistema térmico de generación utilizando como combustible la biomasa para su hibridación con la instalación de geotermia existente.

Se colocará un silo de almacenamiento anexo a la sala de generación. Hunosa plantea la construcción en una de las naves de la antigua explotación minera de un recinto donde se ubicarán las dos calderas de biomasa y el resto de equipos. Se tendrá que mantener el carácter diáfano del edificio, que goza de protección parcial municipal. En el proyecto se incluirá la ampliación de la red de calor existente y de subestaciones hidráulicas de intercambio térmico en cada uno de los edificios que se conecten.

La inversión en la primera fase de la red de geotermia del pozo Fondón ascendió a 2.235.359 euros. El proyecto contó con el respaldo de la Unión Europea (UE) y el Gobierno regional, con una subvención de 1.136.215 euros procedentes de los fondos Feder.

Desde hace unas semanas abastece de calefacción y agua caliente sanitaria a cinco edificios de Langreo con una demanda energética total de 3.375 MWh/año. Son el polideportivo Juan Carlos Beiro, el edificio de 45 viviendas de Vipasa (Viviendas del Principado de Asturias); el centro de salud de La Felguera; Langrehotel, y la residencia para mayores Nuestra Señora del Fresno. A estos se unirán otras cuatro construcciones ubicadas en las proximidades de las anteriores.

Los trabajos de la primera fase comenzaron en julio de 2020. Hunosa ya puso en marcha previamente otros proyectos de aprovechamiento geotérmico del agua bombeada en las minas abandonadas en Mieres.

Compartir el artículo

stats