Víctor Manuel rinde tributo a la mina y recibe el homenaje del Orfeón de Mieres

“Es impresionante vuestra trayectoria”, dice el cantante de la coral, que organiza un encuentro con motivo de las fiestas de San Xuan

Ofrenda floral en el monumento al minero con Carlos Ruiz de Arcaute, director del Orfeón, a la izquierda, Víctor Manuel y Aníbal Vázquez. | D. O.

Ofrenda floral en el monumento al minero con Carlos Ruiz de Arcaute, director del Orfeón, a la izquierda, Víctor Manuel y Aníbal Vázquez. | D. O.

David Orihuela

David Orihuela

Ahí están para la historia “La Planta 14” y los versos del abuelo que “arrancando negro carbón quemó su vida”. “Tengo mucha familia relacionada con la minería”, decía ayer Víctor Manuel en su tierra, en Mieres. El cantante, en cuyas composiciones siempre se ha colado Asturias y la mina en particular, volvió a Mieres en plenas fiestas de San Xuan para recibir el homenaje del centenario y laureado Orfeón de Mieres, la agrupación coral más antigua de Asturias y una de las más veteranas de España. El cantante reconoció que no conocía mucho la historia del Orfeón porque se fue muy joven a vivir a Madrid “pero al repasarla estos días me he quedado impresionado por lo que tienen detrás y por su repertorio”. Ese repaso a la trayectoria de la coral le sirvió para calificar de “honor”, recibir el homenaje y para sentirse “orgulloso”. Víctor Manuel les deseó “lo mejor para el futuro” y “muchos años de éxito y felicidad”.

Eso fue en el Auditorio Teodoro Cuesta dentro del certamen “La mina canta unida” que desde hace dos décadas organiza el Orfeón mierense. Antes, Víctor Manuel y el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, acompañaron a los integrantes del coro en su ofrenda floral en el Monumento al minero, junto al campos universitario de Barredo.

Víctor Manuel, hombre de pocas palabras, se limitó a corroborar lo que había dicho previamente el alcalde, “díjolo Aníbal, amén”, sentenció el cantante. Eso sí, añadió que estaba emocionado con la ofrenda ante un monumento “que es de un muy buen amigo”, en referencia al escultor Miguel Ángel Lombardía, de la otra Cuenca, la del Nalón. Fue ahí donde Víctor recordó que tiene mucha familia relacionada con la mina y que siempre “ha sido muy importante en mi vida, porque en este valle vivíamos de eso”.

El Alcalde se explayó algo más, no mucho, para explicar que el monumento “es un homenaje a los mineros fallecidos en todo el mundo” y para señalar que “esta ofrenda floral la hacemos siempre con los amigos del Orfeón y con otras corales que participan en el encuentro de la Mina canta unida, es un acto de respeto y de recuerdo, para no olvidar de donde venimos y por eso lo hacemos ante este monumento, uno de los iconos de nuestro municipio”.

En su decimonoveno encuentro coral de los pueblos mineros, el Orfeón de Mieres quiso conceder su mención honorífica al Víctor Manuel como “gran compositor de temas eminentemente dedicados a la minería del carbón, su paisaje y su paisanaje”. Además, esa mención destacó “su sensibilidad hacia causas sociales y humanitarias y su compromiso con la defensa de los derechos de los colectivos más desfavorecidos”.

En “La mina canta unida” participaron este año, además del Orfeón de Mieres, la Coral Polifónica de Ribadeo y la Coral San Martín de Sotrondio. El punto final fue ayer y para cerrar nada menor que una selección de canciones del homenajeado. Así volvieron a sonar en Mieres “La romería”, “Desde mi libertad”, “A dónde irán los besos”, “La Planta 14”, “El abuelo”, “Asturias” y cómo no “Por el camino de Mieres”, un camino del que Víctor Manuel nunca se ha olvidado.