Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mieres precisa nueve millones de euros para reformar tres de sus edificios históricos

La rehabilitación del polideportivo de Oñón, la plaza de abastos y el grupo escolar Aniceto Sela-Liceo, pendiente de captar fondos europeos

La fachada principal del inmueble compartido por los colegio Liceo y Aniceto Sela.

El Ayuntamiento de Mieres precisa de unos 9 millones de euros para abordar la reforma de tres de los inmuebles más representativos de la ciudad. Los gestores municipales plantean abordar en los próximos años importantes actuaciones en la plaza de Abastos, el polideportivo de Oñón y el grupo escolar Aniceto Sela-Liceo Mierense. En los tres casos se han elaborado proyectos preliminares y ahora el objetivo es captar fondos a través, sobre todo, de programas de ayudas europeas.

El gobierno local ha presentado un proyecto de reforma integral del vetusto polideportivo de Oñón al Programa de Impulso a la Rehabilitación de Edificios Públicos (PIREP local), una convocatoria enmarcada dentro del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia. En concreto, el Ayuntamiento ha presentado este proyecto con el objetivo de “conseguir fondos europeos para llevar a cabo una intervención integral en el que es uno de los equipamientos deportivos más importantes del concejo y que, tras más de 50 años de uso, presenta importantes deficiencias que tienen que ser subsanadas y que requieren de una actuación global”. Así, la inversión prevista asciende a 3 millones de euros con el objetivo de intervenir en todo el edificio –interior y exterior– revitalizándolo y adecuándolo a las necesidades los usuarios. Durante los últimos años, el polideportivo de Oñón ha sufrido diferentes problemas, especialmente relacionados con la condensación y las humedades.

Carencias

Mismo procedimiento está siguiendo el Ayuntamiento a la hora de afrontar la rehabilitación del grupo escolar Aniceto Sela-Liceo Mierense. Así, también se ha presentado un proyecto de reforma a través del PIREP local. El objetivo en este caso es corregir las carencias que actualmente sufre el inmueble que comparten los dos citados colegios. El edificio central es del año 1925, por lo que pronto cumplirá el centenario. Con una inversión prevista de más de 1,2 millones de euros, esta actuación prevé, por una parte, “respetar el valor histórico del edificio original y por otra modernizar la parte no protegida, cambiando su fachada y buscando una integración armoniosa de todo el conjunto”.

El aislamiento de la cubierta, la sustitución de carpinterías, la adecuación de instalaciones y las obras de accesibilidad tanto en la comunicación exterior como interior –entre ellas la instalación de dos ascensores– son algunas de las acciones previstas en el proyecto, que también incluye la reforma de baños, la sustitución de la iluminación actual por luminarias led y la conexión a la red de geotermia prevista en la calzada.

De igual forma se contempla la adaptación de la sala de caldera para su uso. En este sentido, la valoración es que estas obras supongan una reducción total de emisiones del 58%.

Ya centenaria es la plaza de Abastos, que ya fue reformada en 2007 con una inversión de 1,7 millones. El tiempo ha constatado que aquella actuación se quedó exigua, ya que actualmente el inmueble presenta carencias similares a las que se detectaron previamente a la citada actuación.

Estudio inicial

Por eso el actual gobierno local planea una rehabilitación mucho más ambiciosa, cuyo coste oscilaría entre los 4 y 5 millones de euros. El estudio inicial ya ha sido trasladado al Principado para su evaluación. El Ayuntamiento espera que la Administración autonómica sume fuerzas con la local a la hora de conseguir financiación para la actuación. La envergadura del proyecto hace inviable que pueda abordarse desde el ámbito municipal en su integridad.

La planificación municipal pasa por abordar una reforma en profundidad de la plaza de abastos. La propuesta que baraja el Ayuntamiento plantea rehabilitar la estructura del inmueble, creando una especie de segunda planta en el interior que daría servicio en momentos puntuales para la organización de eventos lúdicos o culturales. En principio parece descartado crear zonas dedicadas a la hostelería.

Compartir el artículo

stats