Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hunosa asume el reto de “identificar” empresas con potencial de crecimiento

Expertos en el ambito económico apelan a la hullera para que lidere en Asturias la modernización de los sectores agroalimentrario y forestal

Por la izquierda, José Carlos Díez, Gregorio Rabanal y Javier García, ayer, en la sede de Hunosa Empresas, en Ujo.

Hunosa apuesta por la biomasa y el sector agroalimentario como dos de los motores que deben impulsar la reactivación económica de Asturias, en general, y de las Cuencas, en particular. Los planes de la compañía entroncan con visiones académicas de prestigio. José Carlos Díez, profesor de Economía de la Universidad de Alcalá, y Javier García, experto en estrategia financiera, defendieron ayer el papel que debe jugar la empresa pública en los próximos años a la hora "identificar" a emprearios con "potencial", favoreciendo el "crecimiento" de empresas generadoras de empleo.

José Carlos Díez es una de las voces más mediáticas e influyentes entre los expertos en Economía españoles y un reconocido divulgador de esta disciplina. Junto a Javier García participó ayer en un foro promovido por Hunosa para escanear los nuevos retos y oportunidades que surgen en las Cuencas. El sector agroalimentario y el papel de la biomasa dentro del nuevo modelo de transición energética son, a juicio de ambos académicos, dos palancas disponibles con las que se puede ejercer una presión que sirva para generar inversiones y empleo. "Hunosa tiene un gran potencial a la hora de ejercer como tracción de sectores como el agroalimentario y el forestal", sostiene José Carlos Díez. Este experto recalca que Asturias dispone de "la materia prima" necesaria para competir en un nuevo mercado que demanda "productos de calidad, con un consumo más exigente proveniente de sectores sociales con un alto poder adquisitivo". En este sentido, subrayó que la región debe encontrar un buen posicionamiento "para sacar rentabilidad a los cambios de pauta que se detectan en el consumo internacional". Para ello, no obstante, tanto José Carlos Díez como Javier García, coincidieron ayer en la necesidad de generar un tejido empresarial bien musculado. "Hay que lograr pasar de la materia prima, al producto, generando una marca que permita que la producción agroalimentaria asturiana sea la elegida por el nuevo consumidor", defiende Díez.

Uno de los retos necesarios para rentabilizar los sectores agroalimentario y forestal es lograr crear un tejido empresarial que consiga dar forma a una gestión profesional eficaz. Javier García apela en este punto al papel que puede jugar Hunosa: "El sector agroalimentario mueve en Asturias 2.700 millones de euros al año, pero es necesario hacer crecer al tejido empresarial". Más que crear nuevas empresas, José Carlos Díez y Javier García abogaron ayer por favorecer el crecimiento de las que ya funcionan: "Si la región logra que cien de las empresas que actualmente tienen 20 o 30 empleos den el salto a contar con 250, se alcanzaría el pleno empleo, con mayor número de autónomos y también mejores salarios".

Javier García puso énfasis en el potencial forestal de Asturias: "Actualmente se trata de un sector pequeño, muy atomizado y con muy baja rentabilidad, por lo que necesita aumentar de tamaño e introducir procesos profesionales, como hacen en otros comunidades que han sabido explotar las posibilidades de la biomasa como fuente renovable".

Respaldo financiero

El presidente de Hunosa, Gregorio Rabanal , recordó ayer que su filial de promoción económica está especializada en ofrecer respaldo financiero, alternativo y complementario al bancario. Ofrece al empresario diferentes líneas de financiación, servicios de asesoramiento y dispone de suelo industrial. La sociedad pública ha apoyado "55 proyectos empresariales, que han supuesto una inversión conjunta de 505 millones de euros y una generación de empleo que alcanza los 2.692 trabajadores".

Compartir el artículo

stats