Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los taxistas alleranos, molestos por el retraso en la actualización de tarifas

Los profesionales, que trabajan casi "a pérdidas" exigen al Ayuntamiento que tramite la subida

Vehículos en la parada de taxis de Moreda.

El sector del taxi en Aller está muy molesto con el Ayuntamiento. Y es que tras nueve años de congelación de tarifas, este año han decidido actualizarlas, entre otras cosas debido al encarecimiento del combustible, lo que ha hecho que estos profesionales estén trabajando casi a pérdidas. Sin embargo, tras haber solicitado al Ayuntamiento, que es el organismo competente para regular este sector, la actualización de precios, la tramitación del mismo sigue pendiente. "Cada día que pasa la situación es más complicada", señalaron los portavoces del colectivo.

Fue a finales del pasado año cuando los taxistas alleranos iniciaron las conversaciones con el consistorio para explorar la subida de tarifas, que durante años decidieron no subir. "Pensábamos que la continuas crisis a las que se venía enfrentando la sociedad suponían un momento complicado para actualizar los precios, y pensamos y acordamos que aunque se redujera el margen de beneficios que podíamos tener, debíamos pensar en los clientes", explican los profesionales del taxi. Sin embargo, ante la subida del IPC que ya se barruntaba el año pasado, unido al brutal ascenso en el coste de los combustibles, llevaron a tras casi una década, tomar la decisión de actualizar las tarifas. Lo harán, una vez que se lo permitan, con un incremento inferior al 10 por ciento, todavía por debajo de los cálculos que las asociaciones de profesionales han fijado. "Deberíamos subir precios en torno a un 16%, pero también pensamos que no era razonable una subida tan elevada, y hemos preferido que sea la mitad", apuntan los conductores, que reconocen que la situación que tienen ahora es la de estar trabajando prácticamente a coste, e incluso en algunos casos con pérdidas.

Sin embargo, el proceso ha sufrido un enorme retraso, y cada día que pasa, es un día en el que los profesionales del taxi siguen en la misma situación. "Sabemos que el Ayuntamiento ha estado unos meses sin secretario municipal, y nos dicen que por eso no se han tramitado la subida", apuntan los taxistas, que agregan que "ahora parece que ya hay personal técnico que puede atender a nuestras demandas".

Al encarecimiento general de combustible, se suma también un descenso en la clientela. "Cuando la gente sufre una crisis económica, no hay dinero para todo, y en muchas ocasiones se prescinde de servicios como el nuestro", apuntan los taxistas.

La próxima semana, el sector tendrá una reunión con los responsables municipales, con los que explorará opciones y plazos para que esta actualización de tarifas pueda hacerse por fin una realidad. "No podemos seguir así", finalizan los taxistas alleranos.

Compartir el artículo

stats