Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

UGT denuncia al alcalde de Mieres por injurias contra los trabajadores locales

La Federación de Servicios Públicos demanda al regidor por sus palabras durante unas jornadas de IU en las que cargó contra la plantilla

Captura de la intervención de Aníbal Vázquez en el acto de IU objeto de la demanda.

La Federación de Servicios Públicos de la UGT en el Caudal (UGT-FESP) ha denunciando al alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, al que acusan de haber imputado a todos los trabajadores municipales un delito de corrupción. Al menos, así lo apuntan los portavoces de esta central, que basan su demanda por "injurias graves hechas con publicidad" en la intervención del regidor durante unas jornadas de la Escuela de Formación que Izquierda Unida celebró en Mieres, y que fueron retransmitidas a través de internet.

Los portavoces del sindicato señalan que durante el citado acto, enmarcado en las jornadas celebradas los días 20, 21 y 22 y con motivo de encuentros de cargos públicos de IU promovidas por la Escuela de Formación de IU-Municipalismo, el alcalde de Mieres tuvo "una intervención poco afortunada".

Las palabras que han hecho saltar a UGT han sido las referentes a la plantilla municipal. En esa intervención Aníbal Vázquez afirmaba, en el contexto de su llegada al gobierno municipal en 2011, que su primera campaña electoral no hizo ninguna promesa, y agregaba "dijimos que veníamos a poner orden, que veníamos a trabajar en serio y para que se acabase la fiesta en esti ayuntamiento", prosigue "una primera legislatura en un terreno totalmente hostil entre funcionarios y sindicatos, una puñetera banda que estaben acostumbraos a una verbena diaria y que se acababa la verbena". "Hubo problemas porque hicimos a la gente fichar", agregaba el regidor.

Afirma que parte de la culpa de esta situación con los empleados públicos "la tenemos la izquierda, que con nuestro ADN hacemos estas concesiones, y tienen que dejar de ser la burguesía de los trabajadores". Y agregaba Vázquez "yo tengo vecinos trabajando por 900 ó 1.000 euros, y tienes otra gente, como una vez que yo estaba comiendo un pincho con uno de los funcionarios (...), y cuando yo decía mañana no trabajamos, otro decía ‘no alcalde, mañana no venimos’, y son estas frases y se quedan tan panchos, y se lo llevan calentito". Y agregaba "hay una corrupción que es la de la gente que mete mano al cajón (...), pero hay otra corrupción que es que te lleves el dinero público sin justificarlo, que son los sueldos que cobras por dar un servicio a los ciudadanos".

UGT-FESP entiende que con estas declaraciones el alcalde de Mieres "ha imputado un delito de corrupción a todos sus empleados públicos, sitúa a los trabajadores municipales en una injusta y peligrosa situación atentando contra el honor y la imagen de los mismos". Y por ello, el sindicato ha interpuesto "una demanda contra Aníbal Vázquez por injurias graves hechas con publicidad".

Compartir el artículo

stats