Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aspirantes a científicos

Cecilia González, premiada en un concurso de relatos, visitó el Ciemat de Madrid con sus compañeros del IES de Ciaño

Los alumnos que realizaron la visita, acompañados por sus profesores, en las puertas del Ciemat.

El Centro de Investigaciones Energéticas, Medioambientales y Tecnológicas (Ciemat), un organismo público español de investigación de excelencia en materias de energía y de medio ambiente ubicado en Madrid, premió hace algo más de un año a la langreana Cecilia González, estudiante en el IES La Quintana de Ciaño, en un concurso nacional de relatos enmarcado en la Semana de la Niña y la Mujer en la Ciencia. Como premio, toda su clase viajaría a Madrid para conocer las instalaciones del Ciemat, pero la pandemia, como hizo con muchas otras cosas, hizo que el premio no pudiese hacerse realidad... hasta ahora. Con una situación sanitaria muy distinta, la estudiante viajó hace unos días hasta la capital española junto a sus compañeros para recibir su regalo.

Cecilia González, con mascarilla azul, escucha a la científica Susana Navarro junto a algunos de sus compañeros.

Así, los alumnos visitaron los laboratorios de la Unidad de Innovación Biomédica y el laboratorio de conservación recuperación de suelos. También se visitó la Unidad Física de Particular y el laboratorio nacional de fusión. En todo momento estuvieron acompañados por los científicos Jesús Puerta Pelayo, Isabel García Cortés y Susana Navarro Ordóñez, los tres miembros del Ciemat.

Una experiencia «muy interesante para todos los alumnos, especialmente en estos momentos en que se plantean su futuro académico y profesional», explicó la profesora del IES La Quintana Ana Cebey, que fue una de las docentes que acompañaron al grupo.

Relato

En el relato con el que ganó el premio , Cecilia González se inspiró en la historia de la cirujana Margaret Bulkley quien, para poder estudiar en la universidad y ejercer su profesión, tuvo que hacerse pasar por hombre. Un secreto que se llevó a la tumba. Su escrito, en el que el jurado destacó la originalidad, narra un apunte en el que podría haber sido el diario de Margaret Bulkley aprovechando uno de sus grandes hitos, que fue realizar una cesárea a una madre consiguiendo que se salvaran tanto el pequeño como su progenitora.

Compartir el artículo

stats