Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Hidrográfica rehusa dragar el río en Baíña al considerar la vega zona urbana

CHC traslada la reclamación vecinal al Ayuntamiento: "Si este tramo es urbano, todos las cauces de Asturias lo son también", apunta el pueblo

Inundaciones en la vega de Baíña, en una imagen de archivo. J. R. SILVEIRA / CAMPORRO| SILVEIRA

Los vecinos de Baíña han solicitado a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) el dragado del río Caudal a su paso por las cercanías de esta localidad mierense. La entidad estatal ha contestado a la demanda emplazando al Ayuntamiento a que asuma los citados trabajos, alegando que la zona afectada por las inundaciones se considera espacio urbano, por lo que sería competencia de la administración local abordar la limpieza del cauce.

La asociación de vecinos de Baíña está cuando menos sorprendida tras conocer la postura de Hidrográfica. "No parece muy razonable alegar que el tramo fluvial afectado pueda considerarse como zona urbana", explica Agustín Álvarez Payo, portavoz del pueblo. En concreto, el trecho fluvial que genera problemas se localiza ya a las afueras de Baíña, en dirección a Oviedo. "Justo a la altura de las últimas viviendas el río hace un giro y es en este punto donde se producen los desbordamientos", explican los vecinos.

Los habitantes de Baíña reclaman el dragado del río a lo largo de unos 250 metros de travesía. Recuerdan que con las crecidas no sólo se inundan las fincas que integran la vega, sino que la corrosión del terreno provoca con frecuencia corrimientos de tierra. "En varias ocasiones se ha visto incluso afectada la vía del tren", remarca Álvarez Payo .

Las quejas

La Confederación Hidrográfica del Cantábrico ya ha comunicado a los vecinos de Baíña que si quieren sanear el río deben recurrir al Ayuntamiento de Mieres. "Si hay que considerar tramo urbano este codo del río, entonces bien se podría decir que todos los cauces asturianos que no sean de alta montaña son urbanos", apuntan los portavoces vecinales. La asociación local está a la espera de conocer la postura de la administración local, pero de antemano asumen una postura comprensiva: "Si los ayuntamientos tienen que asumir también este tipo de competencias entendemos que se pueden ver desbordados".

La polémica surgida en Baíña ha tomado forma cuando apenas han transcurridos cuatro meses desde que IU planteará en la Junta del Principado que la Administración autonómica asuma la competencia sobre las tareas de limpieza y mantenimiento de los cauces fluviales. La coalición defendió en febrero la necesidad de establecer "un marco de cooperación, colaboración y financiación con los Ayuntamientos", al tiempo que reclama a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico que "cese en exigir recursos municipales para el mantenimiento de cauces urbanos".

El caso de Baíña parece encarnar la esencia de la queja de IU. De hecho, el alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, ha sido especialmente beligerante con la actual situación, tirando incluso de ironía: "Tenemos un marco ahora mismo en el que Confederación gestiona los ríos, las eléctricas se hacen de oro y la limpieza la pagamos los ayuntamientos. El tema de la gestión del agua en este país, como mínimo, es sangrante", apuntó el regidor mierense en febrero tras desplazarse a la Junta del Principado para presionar en busca de una solución para esta problemática.

Compartir el artículo

stats