Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Aníbal Vázquez reclama una "solución política" para el conflicto de competencias fluviales

El Ayuntamiento de Mieres ve inviable asumir el mantenimiento de casi 120 kilómetros de cauces "urbanos", un tercio del total

Labores de limpieza en la travesía urbana del río San Juan, en una imagen de archivo. SILVEIRA

El dictamen del Tribunal Supremo que exime a la Confederación Hidrográfica de asumir el mantenimiento de los cauces urbanos ha dejado sin resolver dos cuestiones primordiales. La primera es la consideración propia de la delimitación de tramo urbano, y la segunda, si la competencia en estos casos es autonómica o municipal. El alcalde de Mieres, Aníbal Vázquez, es el regidor asturiano que más activo se ha mostrado a la hora de reclamar una solución a este problema. "Se trata de conflicto de competencias que reclama una solución política, no judicial", subrayó ayer el dirigente de IU.

El debate sobre la orilla competencial en lo relacionado con la limpieza de los ríos se ha reabierto a raíz de que los vecinos de Baíña hayan solicitado a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) el dragado del río Caudal a su paso por las cercanías de esta localidad mierense. La entidad estatal ha contestado a la demanda emplazando al Ayuntamiento a que asuma los citados trabajos, alegando que la zona afectada por las inundaciones se considera espacio urbano, por lo que sería competencia de la administración local abordar la limpieza del cauce. La propia asociación de vecinos de Baíña está cuando menos sorprendida tras conocer la postura de Hidrográfica. "No parece muy razonable alegar que el tramo fluvial afectado pueda considerarse como zona urbana". Los habitantes de Baíña reclaman el dragado del río a lo largo de unos 250 metros de travesía situada en plena vega de huertas.

El alcalde de Mieres insistió ayer en que los ayuntamientos no están en condiciones de asumir una carga que económicamente es demasiado pesada. "Hay que encontrar una solución negociada entre todas las partes, ya que el mantenimiento de los ríos en ningún caso puede ser asumido por los ayuntamientos sin recibir contraprestaciones". En el caso de Mieres, la tarea conllevaría tener que asumir el mantenimiento de caso 120 kilómetros de cauces fluviales. Estos espacios suponen un tercio del conjunto de las riberas significativas que riegan el concejo.

La propuesta de IU

En este contexto, IU planteó hace apenas cuatro meses en la Junta del Principado que la Administración autonómica asuma la competencia sobre las tareas de limpieza y mantenimiento de los cauces fluviales. La coalición defendió en febrero la necesidad de establecer "un marco de cooperación, colaboración y financiación con los Ayuntamientos", al tiempo que reclama a la Confederación Hidrográfica del Cantábrico que "cese en exigir recursos municipales para el mantenimiento de cauces urbanos".

Aníbal Vázquez subrayó ayer que también desde la Federación Asturiana de Concejos se está maniobrando para articular un acuerdo sobre el mantenimiento de los ríos. En este punto, el organismo supramunicipal ha demandado al Gobierno central "modificar la legislación vigente para que no quepa interpretación jurídica alguna que, como hasta la fecha, permita endosar a las administraciones locales sin competencia económica el oneroso gasta que, al menos en Asturias, exigen estas actuaciones".

Compartir el artículo

stats