Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La instalación de los pantalanes en Tanes, a la espera del permiso de Confederación

La actuación proyectada por la Consejería de Medio Rural para navegar en el embalse incluye la construcción de dos embarcaderos y dos naves

Troncos amontonados junto al embalse de Tanes para ser retirados. | E. P.

El permiso de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico es el único trámite pendiente para que se instalen los dos embarcaderos y las naves para poder empezar a navegar en el embalse de Tanes. Aunque los trabajos previos se iniciaron a finales del pasado mes, la construcción de la infraestructura necesaria para que se implante el uso lúdico y deportivo en el pantano casín aún no ha podido iniciarse.

La Consejería de Medio Rural y Cohesión Territorial, que impulsa las actuaciones, confía en que la autorización llegue en breve y pueda abordar el proyecto, cuya inversión supera los 400.000 euros. La Confederación Hidrográfica del Cantábrico había autorizado el pasado mes de abril el proyecto presentado por el Principado aunque antes de poner en marcha los trabajos tenía que presentar el proyecto definitivo.

En ese documento tendría que incorporar las modificaciones establecidas por el organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica sobre la propuesta trasladada por el Principado. Ese plan definitivo se tenía que presentar en un plazo máximo de tres meses desde que Medio Rural recibió el visto bueno inicial. El permiso se circunscribe al equipamiento necesario para que se pueda navegar en el embalse de Tanes con embarcaciones sin motor. La Consejería de Medio Rural preveía que se pudiese navegar en el pantano del parque natural de Redes a lo largo de este verano. Ahora, aunque ya se han desarrollado labores previas como el desbroce y la instalación de las casetas de obra, tiene que esperar a disponer de la autorización para acometer las obras.

La primera estructura que construirá el Principado en el entorno del embalse es el pantalán deportivo, que será utilizado por la Federación Asturiana de Piragüismo. A continuación, se instalarán las dos naves, según figura en la planificación de la Consejería de Medio Rural.

Uno de los edificios funcionará como hangar de piraguas y centro de información además de servir para la gestión de las instalaciones. Ocupará dieciséis por tres metros. La otra se usará también como hangar de piraguas y de espacio para el lavado y desinfección de las embarcaciones y equipos acuáticos. Dispondrá de aseos y vestuarios. El edificio de servicios medirá dieciséis por diez metros.

La última de las actuaciones que se acometerá será la instalación del embarcadero principal, el que utilizarán turistas y vecinos. Las dos naves tendrán estructura metálica. El nivel de agua acumulada en el pantano influirá en la marcha de los trabajos programados. A principios de junio, cuando se anunció la fecha de inicio de las actuaciones en el entorno del pantano, el alcalde de Caso, Miguel Fernández, afirmó que la alta cota de agua podría retrasar la construcción del embarcadero principal.

Compartir el artículo

stats