Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iberdrola ultima el derribo de la nave de Nitrastur, que cuesta medio millón

La demolición está incluida en el plan de limpieza y restauración de los terrenos, que se quieren usar en un 60% para uso residencial

Los derribos en la parcela de Nitrastur, en Langreo. | E. P.

En apenas una semana el gran edificio de Nitrastur que está siendo derribado por Iberdrola ya casi ha desaparecido de los terrenos, en los que se lleva a cabo un plan para la descontaminación y el aprovechamiento del suelo. Ya solo uno de los extremos del inmueble sigue en pie. La primera fase de los trabajos se centró en la retirada de residuos y acondicionamiento de la superficie. La semana pasada comenzaba en Langreo un nuevo bloque de actuaciones con la demolición de la nave. Solo en esta actuación la firma vasca invertirá 500.000 euros. Este es el único derribo que se incluye en el plan que ejecuta actualmente Iberdrola.

El inmueble que se está tirando es el de abonos ternarios (fertilizantes que contienen nitrógeno, fósforo y potasio) de la antigua factoría química de Nitrastur. Se trata del único edificio de la antigua factoría química que carecía de protección. Si bien Nitrastur no es un Bien de Interés Cultural, sí está protegido por el Ayuntamiento de Langreo. Se encuentra dentro del catálogo de bienes urbanísticos del municipio. Todos los edificios de la antigua factoría fueron diseñados por el ingeniero Carlos Fernández Casado, en 1950.

Los terrenos de Nitrastur que son propiedad de Iberdrola (122.000 metros cuadrados) pertenecieron, hasta 2001, a la Sociedad Ibérica del Nitrógeno. Iberdrola los adquirió en una subasta pública, cuando ya estaban sin uso por razones estratégicas, al ubicarse el terreno junto al recinto de la térmica de Lada, que está ahora en proceso de desmantelamiento.

Iberdrola presentó hace unas semanas en el Ayuntamiento de Langreo un plan especial para el desarrollo de la parcela de Nitrastur. Los cuatro grupos políticos con representación en el Consistorio (PSOE, Unidas por Llangréu, PP y Ciudadanos) respaldaron el inicio de la tramitación urbanística del documento, que reordenará 70.000 metros cuadrados del antiguo complejo industrial de la Sociedad Ibérica de Nitrógeno, que funcionó en Langreo desde 1954 hasta 1997.

La compañía eléctrica, propietaria del suelo, propone que un "60 por ciento de los terrenos sean destinados a uso residencial y un 40 por ciento a otros usos", aseguraron desde el gobierno local. Dentro del área no destinada a vivienda se incluyen, resaltó el Ayuntamiento, usos comerciales, zonas verdes y "espacios de actividad económica".

Precisamente mañana jueves, en la explanada de la central térmica de Lada, comparecerá el CEO de Iberdrola Renovables Energía, Julio Castro, que informará "del compromiso de la compañía con la transición verde" en Asturias. Hasta el momento, tanto el Principado, como el Ayuntamiento de Langreo, los sindicatos y los trabajadores de la térmica han denunciado la ausencia de un plan de reconversión industrial que utilice los terrenos que va a liberar la central térmica, en proceso de desmantelamiento.

Compartir el artículo

stats