Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mieres volverá a contar con una piscina al aire libre tras dos décadas sin baños

El Ayuntamiento ya ha elaborado un anteproyecto para construir una pileta veraniega en las instalaciones deportivas de Vega de Arriba

La piscina infantil de Mieres. FERNANDO GEIJO

El casco urbano de Mieres volverá a tener piscina descubierta tras dos décadas sin este servicio. El Ayuntamiento ya ha desarrollado un proyecto para construir en la pradera del complejo deportivo de Vega de Arriba un vaso veraniego que sustituya finalmente al que cerró en 2003. La ciudad recuperará un equipamiento lúdico cuya desaparición generó en su momento una notable polémica.

La intención municipal es firme. El gobierno local de IU ya ha tomado una decisión política y ya se ha elaborado incluso un anteproyecto. La piscina veraniega se habilitará en la zona verde que se encuentra anexa al gimnasio y a la pileta climatizada de Vega de Arriba. El equipamiento no se ubicará en la localización en la que estaba el antiguo vaso, sino más próximo al campus de Mieres. De momento no se trabaja con un presupuesto concreto, pero la obra podría rondar los 700.000 euros.

El debate sobre la necesidad de una nueva piscina descubierta ha sido recurrente en Mieres durante las dos últimas décadas. El Ayuntamiento cerró en 2003 la antigua pileta veraniega debido a que entró en vigor una normativa sanitaria que obligada a modificar las dimensiones de la misma. Luego se detectaron algunos daños estructurales y lo que parecía que iba a ser un cierre temporal acabó en uno permanente. Poco después, en 2005, se abordó la construcción de la piscina climatizada y el proyecto de construcción de un nuevo vaso exterior se fue posponiendo hasta quedar totalmente aparcado.

Desde hace ya dos décadas solo los niños menores de 8 años han dispuesto en Mieres de un espacio municipal para los baños estivales. En las propias instalaciones de vega de Arriba funciona una pequeña piscina infantil. Este equipamiento ha dado numerosos problemas. Primero hubo que instalar una nueva depuradora. La obra constó en su momento 50.000 euros 50.000 euros. Actualmente, la piscina apenas ha podido prestar servicio este verano debido a problemas con los filtros.

Cubierto con arena

En lo referente a la pileta de la antigua piscina, el vaso fue en su momento tapado con arena tras la decisión de dejarlo fuera de servicio. Se intentó utilizarlo como zona deportiva ligada a deportes como el voley-playa, pero la iniciativa fracasó. Los vecinos de Vega de Arriba se quejaron de la nube polvo que generaba la fina arena utilizada para cubrir la piscina. Al final el Ayuntamiento optó por tapar la parcela con plásticos.

La decisión de construir una nueva piscina llega cuando el proyecto ya parecía descartado. De hecho, durante los últimos años se han barajado varias actuaciones alternativas para los terrenos. La más consistente fue la de construir en la parcela un campo de fútbol de hierba sintética que en un principio iba a desarrollarse en Ablaña con 1,2 millones de los fondos mineros.

Compartir el artículo

stats