Suscríbete La Nueva España

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Iberdrola cederá suelo junto al Nalón al Ayuntamiento de Langreo para un "parque fluvial" que costará 4 millones

La compañía apuesta por un polo logístico y por la industria vinculada a la descarbonización para los terrenos de la antigua térmica de Lada

La central térmica de Lada y el río Nalón. Fernando Rodríguez

Iberdrola cederá al Ayuntamiento de Langreo más de cuatro hectáreas de los terrenos de la antigua central térmica de Lada próximos al río Nalón para recuperar el estado natural del río, ampliando su cauce, y posibilitar usos alternativos en el suelo colindante, que actualmente estarían limitados debido a su inundabilidad. Así lo aseguró la compañía eléctrica en el acto organizado ayer en la explanada de la instalación, que se está desmantelando. En cuanto al futuro de los terrenos una vez concluyan los trabajos de desmontaje, el CEO de Iberdrola Renovables Energía, Julio Castro, subrayó que la firma está "colaborando para atraer ideas de emprendimiento" para el suelo de la térmica cuando finalice el desmontaje, que durará dos años.

Entre esos usos alternativos que podría albergar el suelo se apuesta por la implantación de un polo de actividades logísticas, ya que los terrenos "están muy bien conectados por carretera y son muy valiosos", y al asentamiento de "industria vinculada a la transición energética". Sobre el primero, dijo, "habrá noticias pronto". A la pregunta de si la compañía desarrollará los proyectos o éstos serán de otros promotores, Castro señaló que "colaborará en atraer oportunidades, alternativas". Respecto a si finalmente se construirá una planta de hidrógeno verde, proyecto presentado por la empresa al programa Next Generation EU, apuntó que "no podemos concretar todavía cuál será el siguiente paso".

Sí indicó el CEO de Iberdrola Renovables Energía que se trabaja en "ideas, que todavía tienen que tomar forma" pero que espera "sean una realidad en un corto espacio de tiempo". Para ello, la compañía vasca colaborará con el Principado, el Ayuntamiento de Langreo y el Instituto para la Transición Justa. Las iniciativas de emprendimiento trasladadas están siendo canalizadas a través de la Plataforma de Innovación Ciudadana, desarrollada por Iberdrola en colaboración con las Universidades Politécnicas de Madrid y del País Vasco.

Cuando a través de esta vía se presenta un proyecto, explicó Castro, "lo analizamos, vemos si puede ser viable". "Estamos trabajando ya en un grupo de ellos", dijo. En la Plataforma se han evaluado, según manifestó Beatriz García, directora de Innovastur, "actuaciones en el área de la agroalimentación, la energía, la salud, de puesta en marcha de un centro de formación, reciclaje y economía circular".

Con el ruido del desmantelamiento de la central de fondo, en una carpa instalada en terrenos que si nada se tuerce serán cedidos al Ayuntamiento, el CEO de Iberdrola Renovables Energía hizo hincapié en que también se podrán desarrollar "actividades deportivas y de ocio alrededor del río".

Estas serían posibles con el desarrollo del proyecto elaborado por la Confederación Hidrográfica del Cantábrico en colaboración con el Ayuntamiento de Langreo, cuya inversión asciende a cuatro millones de euros. Será presentado ante el Instituto para la Transición Justa para lograr la financiación necesaria para desarrollarlo. El presidente del organismo estatal adscrito al Ministerio para la Transición Ecológica, Manuel Gutiérrez, aseguró que el proyecto de "parque fluvial" permitirá "darle espacio al río, recuperando su estado natural, y revegetar las riberas" además de habilitar sendas. Esa zona podrá ser utilizada por los vecinos.

Además, los terrenos colindantes al Nalón son "inundables", lo que hace que "los posibles desarrollos de esas parcelas estarían muy limitados", dijo Gutiérrez. Las actuaciones previstas lo solucionarán y permitirá "desarrollos urbanísticos posteriores".

El río, explicó el presidente de la Confederación Hidrográfica del Cantábrico, "ampliaría su anchura notablemente, con taludes inclinados de dos metros en horizontal por uno en vertical". El ámbito en el que se actuaría tendría una superficie de 56.000 metros cuadrados. Iberdrola trasladó ayer que se "están ultimando" los detalles para poner los terrenos a disposición del Ayuntamiento de Langreo.

El desmantelamiento que lleva a cabo Iberdrola en la térmica de Lada, cuyo cierre fue autorizado en 2020, costará finalmente 12 millones de euros. Los trabajos, que se iniciaron a finales del pasado año, se prolongarán dos años. "Al estar integrada en el pueblo hay que hacer una demolición controlada, poco a poco", aseveró Julio Castro.

A estos trabajos de demolición de la antigua central térmica de Lada se unen las actuaciones que desarrolla en los últimos meses la compañía eléctrica en los terrenos adyacentes de Nitrastur para descontaminar los terrenos. En los últimos días se inició el derribo de una de las naves de la antigua factoría química. Las construcciones "de estilo industrial de principios del siglo pasado serán conservadas", dijo. Estos edificios han sido declarados patrimonio arquitectónico industrial.

La contaminación de este suelo ha impedido el desarrollo de los terrenos, que suponen, por su ubicación, la principal zona de expansión de La Felguera. Iberdrola destacó su "compromiso con la zona" acometiendo los trabajos de demolición y descontaminación del suelo, pese a que el terreno ya estaba contaminado cuando se hicieron con la mayor parte de la parcela (122.000 metros cuadrados). Fue adquirida cuando ya estaba sin uso por razones estratégicas, al ubicarse junto al recinto de la central térmica de Lada.

La compañía eléctrica calcula que a finales de este año acabará la primera fase de actuación en Nitrastur. Para la reordenación de los terrenos ya ha presentado la documentación en el Ayuntamiento de Langreo, que inició semanas atrás la tramitación urbanística.

Compartir el artículo

stats