Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Cuencas, del negro al verde: una minicentral hidráulica aprovechará el agua del pozo Polio, cerrado en 1992, para producir electricidad

Hunosa impulsará el proyecto propuesto por el SOMA para la vieja mina y avanza en su política de promover las energías renovables en las comarcas mineras

Instalaciones del pozo Polio de Hunosa, en el que se va impulsar la minicentral hidráulica. | A. V.

La minería ha sido el sustento de las comarcas carboneras durante décadas. Sin embargo, el cierre de las explotaciones ha dejado huérfanos de actividad a estos territorios. El aprovechamiento de las antiguas explotaciones carboneras se antoja como clave en el futuro de los concejos mineros. Se han planteado usos desde turísticos hasta tecnológicos, pero también, y como no podía ser de otra manera, energéticos. Hunosa, propietaria del grueso de los pozos cerrados, está dispuesta a dar un paso al frente para aprovecharlos. Tras anunciar su intención de usar la escombrera de Pumardongo como gran parque solar, ahora pretende impulsar una nueva iniciativa. Se trata de la puesta en marcha de un proyecto piloto para aprovechar el agua del pozo Polio, en Mieres, para crear una minicentral eléctrica para producir "energía verde" y limpia, siguiendo así además las políticas que desde la Unión Europea se están marcando en la línea de aumentar las fuentes renovables y no contaminantes.

El agua extraída del pozo, que genera el llamado arroyo Polio, y que servirá para producir energía. | A. V.

La génesis de este proyecto partió del SOMA-FITAG-UGT, que presentó hace algo más de un año a la dirección de Hunosa un detallado proyecto para poder aprovechar los altos de agua de los pozos mineros para generar energía. En aquel anteproyecto, que consistía en un detallado informe de más de una veintena de páginas, se hablaba de la instalación de tornillos hidrodinámicos y turbinas de vórtice gravitacional. En el informe también se detallaba la hipotética generación energética en cada explotación minera. El sindicato apostaba entonces por instalar estos sistemas en los pozos Polio y Tres Amigos, en la Hueria de San Juan, en Mieres, aunque eran proyectos extrapolables a otros pozos mineros.

Hunosa valoró positivamente entonces la iniciativa, y ahora ha recogido el guante para desarrollar un primer proyecto en el pozo Polio. Una explotación que en 1992, en un año en el que celebraban los Juegos Olímpicos de Barcelona o la Exposición Universal de Sevilla, echaba el cierre. Ahora, la empresa estatal lo ha elegido para poner en marcha este proyecto piloto, que consistiría en la instalación de una microturbina para la generación de energía eléctrica.

El anteproyecto que ya obra en las manos de la empresa estatal, y al que este diario ha tenido acceso a un extracto, se especifica que el objetivo del proyecto es el "aprovechamiento hidroeléctrico del pozo Polio, –a través de la llamada Central Polio–, encaminado ello a obtener la explotación del aprovechamiento energético del lugar". Se señala además en el apartado del objeto del proyecto, que las obras a realizar asegurarían "un caudal de reserva, así como la armonización de las obras con respecto a la arquitectura del entorno".

Apunta también que el aprovechamiento energético de Polio consiste en "una central hidroeléctrica (minicentral), que aprovecharía el agua bombeada del pozo y que se vierte al arroyo Polio, en el lugar de salida de bombeo a la cota 351,54 metros". En este sentido, explican que "se realizará el cambio del punto de vertido de dicho bombeo y se desplazará agua abajo hasta la cota 329,50 metros, lo que implicará un salto bruto de 22, 04 metros".

El anteproyecto también señala que esta iniciativa "es un caso ‘inusual’ de aprovechamiento hidroeléctrico pues no está captando agua de un río o arroyo". "En este caso se está cambiando el punto de vertido de un bombeo y permitiendo con ello un aprovechamiento de una microcentral hidroeléctrica". El extracto del informe señala como elementos necesarios para la instalación propuesta los accesos, la cámara de carga, la tubería de derivación, la central y la conexión a la red eléctrica.

Sin plazo fijo

Aunque no hay fecha para la puesta en marcha del proyecto, lo cierto es que la empresa estatal Hunosa está interesada sacarlo adelante, como una muestra más de su implicación en el desarrollo de nuevas actividades en los pozos mineros, un reto que no solo desde la empresa pública se han puesto como meta. Desde que el cierre de pozos fuese una realidad –que nadie quería creer–, el sindicato minero ha venido poniendo sobre la mesa propuestas para tratar de dar una segunda vida a las antiguas explotaciones de carbón. Un carro al que también se ha subido el Principado, especialmente a través de la Consejería de Ciencia, cuyo titular, Borja Sánchez, se ha mostrado tremendamente interesado en desarrollar proyectos en los pozos.

Además de esta minicentral –hay otras en desarrollo en las comarcas mineras, como la que se hará en la base de la presa del embalse de Rioseco, impulsada por EDP y el Ayuntamiento de Sobrescobio– Hunosa también ha dado un impulso a su estrategia en materia de energías renovables. A la espera de la hibridación de La Pereda como central de biomasa, prevé instalar en la escombrera de Pumardongo uno de los mayores parques solares de Asturias, de 11,4 megavatios, ampliables a 50.

Compartir el artículo

stats