Suscríbete

La Nueva España

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El intenso verano del deporte de invierno: así se prepara la próxima campaña de esquí en Asturias

En la estación de Pajares las obras de modernización avanzan a buen ritmo y en Fuentes se quiere dar el paso para la electrificación

Arriba, el estado de las obras en la parte alta de Pajares. En el centro, los trabajos de modernización en la zona baja de Valgrande. Abajo, el entorno de la parte baja de Fuentes de Invierno, con ganado. | Valgrande-Pajares / Fuentes de Invierno

Aunque la temporada de esquí arrancará a finales de noviembre o principios de diciembre –siempre que la nieve haga su aparición–, el verano está siendo intenso en las estaciones, y los aficionados al deporte blanco miran con ansia el inicio de una temporada que puede marcar un punto de inflexión en el turismo invernal en Asturias. Tanto Valgrande-Pajares como Fuentes de Invierno afrontan, cada una de ellas, proyectos que pueden ser vitales para su futuro.

El intenso verano del deporte de invierno

El proyecto más importante es el que se desarrolla en la estación lenense de Valgrande-Pajares. Y es que, con una inversión total de 10 millones de euros de los fondos mineros, el Principado quiere dar un lavado de cara total al complejo. La instalación de un nuevo remonte principal, en este caso una telecabina desembragable, pondrá de nuevo a la estación, en palabras del gobierno regional, "en la vanguardia" del sector en el Norte de España. Unas obras que ya están en marcha, y que deberían de terminar para el inicio de la campaña 2022-2023, aunque no hay nada seguro. De hecho, la propia Consejera de Cultura, Berta Piñán, reconocía públicamente hace unas semanas que los plazos van ajustados. Aun así, desde la estación invernal hay optimismo en que la nueva columna vertebral de Pajares esté lista para el primer día de temporada.

El intenso verano del deporte de invierno

La llegada de este remonte va a suponer un cambio radical para Pajares. Y es que si hasta esta temporada se tardaba más de un cuarto de hora en acceder desde la zona baja hasta la cota más alta del complejo, ahora serán poco más de cuatro minutos los que los esquiadores pierdan en el transporte.

Por el momento, los trabajos marchan a buen ritmo, y ya se han cavado las zanjas y preparada la base donde irán instaladas las estaciones de salida y retorno del nuevo telecabina. Posteriormente se tendrán que instalar las pilonas, tirar el cable, y por último, montar las cabinas en las que esquiadores en invierno y turistas en verano –otro de los objetivos es desestacionalizar el turismo en Lena–, podrán subir a la zona alta de Pajares.

Este proyecto, en su primera fase, también conlleva otras acciones, como el desmontaje del telesilla de Les Patines, o los telesquís de La Hoya o el Arroyo, que ya se han llevado a cabo. Otra de las obras importantes es la de acortamiento del telesilla del Brañillín, que hasta ahora era el remonte principal de Valgrande-Pajares y que ahora quedará como un dispositivo auxiliar. Sin embargo, la reducción del trayecto del Brañillín no se va a llevar a cabo hasta que se asegure al cien por cien que el nuevo telecabina va a estar listo.

Pero la estación lenense no es la única que afronta un verano importante para su futuro. Fuentes de Invierno también tiene por delante otro de los históricos proyectos que tanto usuarios como todo el sector turístico viene demandando desde hace lustros. Se trata de la electrificación de la estación allerana, y su conexión a la línea eléctrica de San Isidro. Un proyecto que está encontrando más dificultades administrativas que técnicas. De hecho, tal y como adelantó LA NUEVA ESPAÑA, el Gobierno regional ha optado por licitar de nuevo el alquiler de generadores eléctricos de gasoil para garantizar que, en el caso de que las negociaciones con la Diputación de León e Iberdrola no lleguen a buen puerto antes del inicio de la temporada, la actividad en Fuentes de Invierno pueda llevarse a cabo.

El Gobierno del Principado de Asturias y la Diputación de León llevan años enfrascados en una batalla dialéctica en la que no han llegado a un acuerdo sobre el pago del enganche al tendido eléctrico. En la actual legislatura, desde el Principado siempre se ha defendido que hay buena sintonía con León, incluso que habían llegado a un principio de acuerdo. Sin embargo, la ratificación del mismo todavía no es firme, y por lo tanto, Fuentes de Invierno sigue dependiendo energéticamente de los generadores de gasoil. Lo que si está avanzada es la obra civil para conectar Fuentes de Invierno con la subestación de San Isidro, unos trabajos que costaron algo más de 100.000 euros y que ya están realizados a la espera de que las administraciones asturiana y leonesa logren ponerse de acuerdo.

Además de abaratar los costes energéticos, la electrificación de Fuentes de Invierno es el paso previo a otra de las grandes aspiraciones de esquiadores y sector turístico: la unión de la estación allerana con la leonesa de San Isidro. Fusionar esos dos complejos, en los que además de la obra civil –habría que construir un remonte nuevo–, también habría que llegar a un acuerdo entre administraciones sobre el reparto de costes e ingresos.

En cualquier caso, unir Fuentes de Invierno y San Isidro permitiría a los esquiadores tener una estación de casi medio centenar de kilómetros en la Cordillera, que junto a Pajares y su modernización, serían referentes para el turismo invernal en toda la zona norte de España.

Compartir el artículo

stats